miércoles, 1 de abril de 2020

Inconsciencia





El perro quiere ser mono.

Ensaya subiendo árboles, muros, tejados, 

cornisas. Resbala, lo intenta, se cae, trepa con

esfuerzo, se aposenta en el primer rellano que 

encuentra.


No sabe que el espacio de los primates ya está 

muy ocupado. 

Y lo peor, que los más 

aventajados mantienen su ferocidad animal.






Texto y foto, Virginia



miércoles, 11 de marzo de 2020

Bicho



Ese bicho elegante que espera en las esquinas y te mira con dos monedas de ébano y oro.
Ese bicho silencioso, de rabo interrogativo y alas en las patas.
Ese que se limpia y se pule y se abrillanta.
El que muerde los cartones y las cortinas, los palos y las pelotas, el chal y las tiras del bolso.
El que abre las fauces como un león y el que es mimoso como un niño.
El que juega sin fatiga y el que duerme como un lirón.
Ese bicho solitario y compañero, de algodón y uñas fieras.
Bicho juguetón y acrobático, bicho, ah, bicho!

Eres mi gato.





Texto, Virginia
Fotos, Virginia y Eduardo Glez.

domingo, 8 de marzo de 2020

Fuego bajo el mármol










Tuvo que ser esa tarde, allí, cerca de Jaisalmer, donde volvimos a asombrarnos –por enésima vez- con la historia, la cultura, las costumbres de la India. Fuera de programa, sin conocer nada con anterioridad acerca de estas construcciones, resultó una experiencia emocionante visitar los cenotafios de Barabagh, levantados entre los siglos XVII y XX.



Gracias a la iniciativa de Hanu, orgulloso de mostrarnos lo más posible de la zona, y sabedor de que era el crepúsculo el momento adecuado, allá fuimos, cuando la piedra arenisca se matiza de ámbar y contrasta con un cielo magnífico, pero demasiado lejano, incapaz de regalar alguna dicha a quienes lo contemplan desde abajo.


Estos memoriales se llaman Chhatris, que en indi significa “sombrilla” (por la forma de las cúpulas) y están dedicados a maharajás y familiares, incluso a nobles importantes. Se erigen en el lugar en que han sido incinerados, pero no enterrados, ya que las cenizas son arrojadas al Ganges, el río sagrado.
La esposa principal y en algunos casos, las concubinas, solían inmolarse junto a ellos, voluntariamente cuentan, o en otros casos, forzadas a arrojarse al fuego, según el rito sati. La crueldad de esta medida se mantuvo largo tiempo, hasta que fue abolida por los ingleses a mediados del s. XIX.



El chhatri de Jaisalmer está a unos seis kilómetros de la ciudad, en lo alto de una suave colina con un espacio verde a sus pies, que en tiempo antiguos llegó a ser un jardín, algo insólito en un lugar casi desértico.
Consta de numerosos cenotafios de varios tamaños y épocas, todos con una pieza de mármol dentro que identifica al personaje incinerado. Los primeros que se encuentran pertenecen a distintos gobernantes, y subiendo algo el montículo, se sitúan los de sus mujeres, una fila conmovedora de pequeños túmulos donde el sol del ocaso reverbera con fuerza, antes de perderse en el horizonte.





Quise imaginar que los rayos luminosos que nos acompañaron esa tarde, penetraban especialmente en los chhatris de las mujeres, haciendo revivir con su calor unas almas sacrificadas en aras de religiones, poder y conveniencias absolutamente inhumanas.





Texto y fotos, Virginia

jueves, 5 de marzo de 2020

Desquite



Con el fin de aniquilar a los caballeros que lo importunaban por su tiranía, el emperador ordenó capturarlos, desmembrar sus cuerpos y que el lago acogiera los pedazos.

Una vez al año florecen setenta y tres nenúfares, tantos como cráneos los sustentan.


Texto y foto, Virginia

domingo, 1 de marzo de 2020

Tarea




Desde su puesto de soldado raso, veía acercarse la primavera, esa era su única misión durante días y días. Con un telefonazo daba la noticia y podría salir del cuchitril.

Ya vendría el siguiente a esperar la llegada del verano.





Texto y foto, Virginia

miércoles, 26 de febrero de 2020

Infiltrado




Abrí las ventanas 
y se coló 
un azul vaporoso y juguetón.

No pienso cerrarlas.


Texto y fotos, Virginia

lunes, 24 de febrero de 2020

Dádiva



Lentamente entra en el agua. 
Los peces se arremolinan alrededor.
Con parsimonia, deshace los nudos de la ropa y las carpas se pegan a ella, imantadas por la sabiduría que existe en la urdimbre de las telas.

Solo usa este don cuando no tiene otro alimento.



Texto y foto, Virginia