domingo, 26 de abril de 2009

Leer, leer, leer (2)

La edad de hierro, J. M. Coetzee

"Ahora me lo pregunto. Y respondo: porque la sangre es preciosa, más preciosa que el oro y los diamantes. Porque toda la sangre es una: un sólo estanque de vida repartido entre nuestras existencias separadas, pero unido por la naturaleza: prestada, no dada; repartida, confiada, para que la preservemos: parece que viva en nosotros, pero solamente lo parece, porque lo cierto es que nosotros vivimos en ella.
Un mar de sangre reuniéndose de nuevo: ¿será así el fin de los días? La sangre de todos: un mar de Baikal de color escarlata oscuro bajo un cielo invernal como el de Siberia, con arrecifes de hielo alrededor, con las orillas blancas como la nieve bañadas de sangre viscosa y mansa. La sangre de la humanidad, recompuesta."

13 comentarios:

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

Tal vez asî serà. Sangre, borbotones de sangre, desparràmandose en la virginidad de la nieve... como en un nacimiento, principio y fin.

Bellîsimo.

Yo también me pasaré por aqui, que te conste.

Pursewarden dijo...

Corro por un río de sangre
corriente donde habitan
todos los nombres de todos los hombres.
La diferencia al fin disuelta
no por arte de magia
dejar de hablar de razas y de lenguas
lo mío es mío lo tuyo es tuyo
disolución en el nosotros.
Disolución, la solución en un rojo sangrantiego de telón.

Federico García Barba dijo...

Virginal Virgi.
Gracias por tus comentarios.
Solo conozco una Virginia en Tenerife. Arquitecta.
Supongo que serás tú.
¿Me equivoco?

Miguel Baquero dijo...

Hola. Te devuelvo visita y aprovecho para felicitarte por tu buen gusto literario... y fotógrafo. La foto del post anterior es formidable, y el relato también.

virgi dijo...

Lindas visitas:
Eva, esperando estoy que pases del beso y nos deleites con algo nuevo.

Pursewarden, ¿por lo visto te gusta "El cuarteto de Alejandría?. Gracias por tu poema.

Federico, te agradezco tu "devolución" de visita. Sigo leyéndote, aunque no sea la que conoces.

Miguel, tu comentario me halaga mucho, con lo bien que escribes tú y lo que me ha gustado visitarte.

XuanRata dijo...

Tras tantos baños de sangre, tal vez sea esta la única forma de terminar. Pero ¿cómo sonará el silencio de este mar cuando no haya nadie para escucharlo?
La imagen es profunda y terrible al mismo tiempo. Por eso nos conmueve.

Haideé Iglesias dijo...

Y en toda ella el hierro, ese hierro que será atraído por un imán que nos volverá a unir a todos... aunque sea en otro lugar, es tan infinito el universo...
Un abrazo imantado :)

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

Yo, también espero... Tacsss, tacsss... pero, por parte tuya esta vez.

Me paso para agradecerte, todo y cada uno de tus comentarios...

Un beso sentido.

edgar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
virgi dijo...

Xuan, Haideé: valoro mucho sus visitas y sus comentarios. Son como un espejo donde brilla la imagen que ustedes me devuelven. Gracias una vez más.

Pedro dijo...

Coetzee me dejó sin respiración en “Desgracia”
Buena selección,
Un saludo.

edgar dijo...

Impresionante.
No lo conocía. Intentaré buscarlo, gracias por mostrármelo.

virgi dijo...

Encontrarte de madrugada: aire fresco saliendo de la pantalla.

No conozco "Desgracia", veré si necesito de esa brisa que me traes.

¡Chus! (& thanks)