domingo, 20 de enero de 2019

Determinación II


Bailemos con las sombras, 

dijo la bailarina.





Texto y foto, Virginia 

jueves, 17 de enero de 2019

LAS ALPUJARRAS







Desde lejos, unas manchas blancas motean el paisaje. Según nos acercamos, se van definiendo: casas arremolinadas que se deslizan sin moverse, a punto de caer por las laderas de Sierra Nevada.
Estamos en Las Alpujarras, un territorio amplio repartido entre Granada y Almería, con varios ríos que lo hacen muy fértil y a la vez, difícil de cultivar por su importante inclinación. Sin embargo, esta dificultad no ha impedido el desarrollo de la vida en los numerosos pueblos que lo componen, unos mayores, otros más pequeños, existiendo algunos como Órjiva o Lanjarón situados en zonas más llanas.

















Aquellas manchitas blancas que veíamos tan lejanas se han convertido en tres delicias cercanas entre sí: Pampaneira, Bubión, Capileira, que pertenecen a la Alpujarra Alta, comarca conocida desde antiguo por viajeros y turistas. 
Y no es para menos, sus casitas cúbicas (de influencia morisca) sembradas de chimeneas, los pasadizos recubiertos de troncos y lajas (“tinaos” les dicen), techos de tierra apelmazada bordeados de piedras (“terraos”), escaleras por aquí y por allá, recovecos con ventanucos, fuentes y lavaderos, pequeñas e irregulares plazoletas, torres de iglesias alzándose frente al vértigo de cortadas y barrancos, hacen de estas poblaciones un placer para los visitantes. Se nos ofrecen como un lugar obligado para sorprendernos y aprender un poco más acerca  del ser humano y su adaptación a tantos lugares difíciles, aunque en este caso, la fortuna de acceder fácilmente al agua, casi nos dejaría sin preguntas.




En las tres podemos ver las típicas jarapas de animados coloridos, herencia igualmente de la etapa musulmana, que adornan los muros, balcones, azoteas y tiendas. La artesanía no se reduce solo a la confección de las jarapas (para alforjas, mantas, cojines o alfombras), destaca también por la alfarería y el trabajo del esparto, sacando de ambas un buen puñado de objetos para la vida cotidiana y que son muy apreciados. Igual de valorada es su gastronomía, como el afamado y consistente Plato Alpujarreño, con el que podemos almorzar y olvidarnos de la cena; el Puchero de Hinojos, una rústica exquisitez o la Olla de San Marcos, una riquísima comida de la comarca y que se suele elaborar en las fiestas.
























El día que fuimos hacía un viento espantoso, tanto, que parecía nos iba a llevar de azotea en azotea hasta el fondo del barranco, allí donde un río cantarín se distraía con los chopos. Logramos esquivarlo entre tinao y tinao, pero las hojas de nispereros, limoneros y naranjeros bailaban subiendo y bajando los innumerables escalones que tienen estos pueblitos. 



Se nos ocurrió hacer un paréntesis en un restaurante y el almuerzo nos llenó de fuerza para luchar contra las ráfagas, que, por suerte, habían ido amainando según declinaba el día. Nos fuimos al atardecer, después de recorrer tres lugares de ensueño, aquellas tres motas blancas que veíamos resbalar por las estribaciones de las montañas.


 Texto y fotos, Virginia

miércoles, 16 de enero de 2019

Determinación I

Para lo que hay que ver, 

mejor no tener ventanas, 

dijo el pesimista.



Texto y foto, Virginia

domingo, 13 de enero de 2019

Titubeo


Ante la indecisión 
de no saber 
cuál era la puerta del cielo, 
se quedó en el limbo.


Texto y foto, Virginia

miércoles, 9 de enero de 2019





Castillo de Salobreña, sobre un peñasco al que en tiempos antiguos llegaba el mar. Fortaleza en el s. X, aún conserva curiosidades de esa época, como trozos de un palacio nazarí y otra huellas de usos posteriores, ya que fue reformado por musulmanes y cristianos. La vista alcanza toda la vega, picos nevados de Sierra Nevada y en días claros se puede divisar también la costa africana. A sus pies, chirimoyas, plátanos, mangos, aguacates, regalos tropicales de la costa granadina.
















Entre las piedras y los ladrillos del castillo, contemplando el verdor de los campos, pensaba en los remotos tiempos de conquistas y reconquistas, luchas encarnizadas por pedazos de territorio, por religiones, por odios intrascendentes, por maneras distintas de pensar. 


Alongada entre las almenas volví a sentir cuán poco hemos evolucionado, a pesar del móvil en el bolsillo, la tableta bajo el brazo y el coche eléctrico esperando junto al foso.



Yo enredada en esos pensamientos, y allá arriba, bien tranquilas, nubes pachorrudas que ya lo han visto todo, cruzaban indolentes, para qué preocuparse por las estupideces terrenales.











Texto y fotos, Virginia

lunes, 7 de enero de 2019

Levedad


Tan pura y diáfana 

que bien podría ser 

la escalera al cielo.


Texto y foto, Virginia

lunes, 31 de diciembre de 2018