martes, 30 de diciembre de 2008


Mis pasos me llevan al mar.
El mar de mi infancia.
El mar salado y azul.
El mar plateado, blanco, gris, oscuro, en calma o tormentoso.
Todos los pasos me guían a la pleamar de la vida,
allí donde ya sólo puedes seguir las olas del océano,
sin casi voluntad, únicamente tus deseos en el horizonte.

viernes, 12 de diciembre de 2008

Con un leve aleteo
levantó el vuelo.
¿Era un ángel
o un dragón?

domingo, 7 de diciembre de 2008


Y no hay nada sino luz.
Rectángulos de sol y sombra.
Triángulos, cuadrados, polígonos de claridad.
La soledad era ésto.
Luz sobre los muros.
Y las hojas meciéndose en las ramas.
La luz como una daga,
como un puñal
en el centro de la tierra.
La luz entre las rocas,
desde el cielo y sobre el mar.
La luz inmaculada
entre nuestros cuerpos de sangre y hiel.

jueves, 7 de febrero de 2008

Piel de basalto que acaricia el agua.
Salpicaduras, lágrimas, charcos,
olas y mareas, espuma, reflejos que espejean en el horizonte.

Como palomas que aletearan surcando el cielo, así eran los papelillos de colores. Un fru-fru de bailarinas con fondo azul y el sabor de la sal en tus mejillas. Flecos de colores entre árboles, gorriones, hojas meciéndose con la brisa , mientras la tarde se acercaba al ocaso.
La huella de un niño sobre la arena, la espuma entre las rocas y el mar siempre inmenso acunando tus sueños.

martes, 5 de febrero de 2008

Y no sabíamos nada,
ni un suspiro en el alba,
ni una canción durmiendo la noche.
Sólo el crepitar de tus deseos,
agazapados en los matorrales,
o atravesando las dunas.

domingo, 13 de enero de 2008


Ahora que ando sobre letras,

aspiro el perfume de las vocales,

siento el rumor de las consonantes,

me marea el oleaje de los signos.