martes, 5 de febrero de 2008

Y no sabíamos nada,
ni un suspiro en el alba,
ni una canción durmiendo la noche.
Sólo el crepitar de tus deseos,
agazapados en los matorrales,
o atravesando las dunas.

No hay comentarios: