domingo, 7 de diciembre de 2008


Y no hay nada sino luz.
Rectángulos de sol y sombra.
Triángulos, cuadrados, polígonos de claridad.
La soledad era ésto.
Luz sobre los muros.
Y las hojas meciéndose en las ramas.

No hay comentarios: