domingo, 7 de diciembre de 2008

La luz como una daga,
como un puñal
en el centro de la tierra.
La luz entre las rocas,
desde el cielo y sobre el mar.
La luz inmaculada
entre nuestros cuerpos de sangre y hiel.

No hay comentarios: