jueves, 30 de noviembre de 2017

Sueño en la Era de la Abejera




Tendré que volver a la Era de la Abejera, echarme sobre las lajas, olisquear en las rendijas de las piedras, contemplar las estrellas en la noche fría de la montaña. Una chirrera brincará entre las jaras y las altabacas, los capirotes y los petirrojos querrán picotear algún fruto seco que habré dejado a los lagartos. Quizás vea las Pléyades, esas de las que me enamoré tiempo ha, queriendo tatuármelas en un hombro (sin valor para hacerlo al fin), polvo de ellas que soy, de las que los campesinos decían: “Por san Andrés vienen las cabrillas a beber”.


Allí arrumbada, me cantarán las piedras sones antiguos, el relente enfriará mis pies andarines y no dormiré, soñando que duermo sobre una era, mientras el sueño será que las lajas y las estrellas acarician mi cuerpo dormido. Y en el sueño que va y viene, ni duermo ni sueño, solo existo un corto tiempo sobre la historia de los antiguos. Soñar y dormir, dormir y soñar, repeticiones sin fin, sin orden ni concierto, pero ¿qué más da? Allí he de estar, con mi cuerpo dormido y soñando, levitando sobre la Era de la Abejera.









Texto y fotos, Virgi

Noviembre 2017

16 comentarios:

Juan L. Trujillo dijo...

Tardes de trilla, el sol picando dentro de la camisa. O bien el "majado" de la gavilla de cereal o la trilla propiamente dicha, con sus trillos relucientes por las lascas de xiles y la continua fricción.
Bonita entrada que ha hecho posible que se "avienten" mis recuerdos.
Gracias. Un beso.

virgi dijo...

Pues que se "avienten", Juan L., gran cosa sería con lo bien que luego nos los regalas. Gracias por estar pendiente, además se ve que conoces de un asunto ya perdido, pero tan hermoso. Abrazo grandísimo.

Genín dijo...

¡Que maravilla!
Es la primera vez que veo una era empedrada y con ese arte, he visto muchas en Avila donde viví unos años, y las siguen usando hoy dia, pero todas eran sobre tierra, esta, es además una verdadera obra de arte... :)

Besos y salud

Genín dijo...

Claro que lo que mas adorna la era es esa preciosidad de señora que se ve en la foto, me pregunto ...¿Quien será? :)
Besos y salud

Franziska dijo...

¡Qué sorpresa verte de nuevo y que abras una ventana de comunicación! Te estás haciendo esperar pero, entretanto, no dejas de enviarnos tus fotos y comentarios y así no podemos olvidarnos. Me alegra este reencuentro. Gracias por el comentario que me dejaste hace unos días. Un abrazo.

Aristos Veyrud dijo...

Entre el caleidescopio de la piedra y el de las estrellas fluye el espíritu en sueños y en sus letras.
Besos!!!

Alí Reyes dijo...

Hola Virgi
¡Por fin abriste los comentarios! Gracias por permitirnos participar en tu blog

virgi dijo...

Así es, apreciado Genín, esta era es extraordinaria, mira que ya he visto muchas, pero como bien dices, una obra de arte. Abrazo y gracias siempre, chicarrón.

virgi dijo...

Pues tampoco yo sé. Me la encontré allí, embelesada, ni me saludó, imagínate!!!
Besos y aplauso a tu vuelta con esta ocurrencia.

virgi dijo...

Es que de vez en cuando me gusta visitar los blogs de tanta gente con la que he tenido un trato virtual muy afectuoso y amigable, querida Franzis. Volveré a visitarte y abrir mis comentarios, seguro.
Abrazo enorme, artista, me encantas.

virgi dijo...

¡Uy, qué bonito y cuánta inspiración, Aristos! Mil gracias y un fortísimo abrazo.

virgi dijo...

Bueno, Alí, los abrí en esa entrada y lo volveré a hacer en alguna próxima. Muy, muy agradecida de tu seguimiento e interés. Abrazo gordo y largo.

Ernesto. dijo...

Igual que Juan, también tengo un «master» en trilla, eras, cereal, mulas, tardes al sol... y fuerte granizada que, nos hizo recogernos, animales y labriegos, dejó los campos plagados de cientos de pájaros muertos.

Poeta del tiempo, del espacio (el de aquí se te hace pequeño y vuelas a 440 años luz... en pos de tu herencia...).

Poeta del sueño y de la vida... ¿hay diferencia?

También yo oigo, hoy, me lo permito, los sones añejos de un "ayer" vivido.

Fuerte abrazo Virgi.

virgi dijo...

Parece un trozo de película, Ernesto, ¡qué bonitos recuerdos! De esos que van siempre con nosotros, ya decía yo más arriba que en mi infancia no conocí la trilla (sí otros muchos trabajos del campo), pero ahora soy una enamorada del las eras, he visto muchas en nuestras excursiones.
Otro abrazo grande para ti.

ñOCO Le bOLO dijo...

·.
Mira que bien, acabo de pillar otro lugar donde decirte que tus fotos son fantásticas y que tus textos lo son otro tanto.

Beso V·E

· LMA · & · CR ·

virgi dijo...

Bueno, cielo, es que aquí estaba muy inspirada, el sitio es de lujo, transmite muchas cosas. Gracias otra vez y un fuerte abrazo, muy querido Ñoco.