lunes, 20 de mayo de 2013

Florencia




Una vez más volví a Florencia.

Los adoquines de las calles y las plazas me silbaban historias de poder, oro, intrigas y puñales. Por encima, las nubes y el cielo, puro y limpio como un cristal, me susurraban acerca de Donatello y Brunelleschi, Giotto, Ghiberti, Uccello, Andrea del Sarto, Filippo Lippi, Benozzo Gozzoli.

Sentada al borde del río contemplé la cúpula que domina la ciudad, magia renacentista en medio de un prado de belleza. Subí luego hasta la linterna, nuevamente y siempre emocionada, tantos pasos antes de mí, tanto tiempo, tanto cerebro al servicio de los sueños. Un período tan corto para una posteridad eterna.



Los frescos, los rosetones, las columnas, los ladrillos, las capillas…todo me conduce a un big bang artístico capaz de conmover el paso lento y mil veces cruel de nuestro recorrido sobre la Tierra. Cuando subo los escalones de la cúpula de Santa María dei Fiori, me hipnotizo frente a la Adoración de los Reyes en el palacio Médici y ante la Magdalena de Donatello o el Sacrificio de Isaac, quiero pensar que aún hay una reserva inconmensurable de belleza en la Humanidad, más allá de miserias, robos, mentiras, falsedades, fraudes y vilezas múltiples.



Si esa explosión de única hermosura se dió y nos sigue alimentando, seguramente tendremos otras capacidades que habrán de brotar algún día. ¿O tendré que retornar a Florencia una y otra vez para reconciliarme con la vida?









Fotos Virgi

68 comentarios:

Sarco Lange dijo...

Se parece a Florencia...

Un beso, grande.

tecla dijo...

Por el momento, mejor nos retornamos a Florencia y nos reconciliamos tu y yo, allí juntitas y disfrutando de la vida Virgi, que mira que es muy cortita.
Qué contenta me he puesto por leerte de nuevo y ver que estás aquí.

virgi dijo...

Ja ja ja
Sarco, creo que sí, que algo se parece, besos, chiquillo.

virgi dijo...

Pues mi querida Tecla, vamos a ello, nos juntamos varias y pa' llá, que el Arte es una inyección de vida.
Besos y más que besos.

TriniReina dijo...

¡Qué maravilla! Gracias por este paseo florentino.
Si no fuese por esas muestras de belleza que vamos encontrándonos por el camino de la vida, la vida habría de cambiar de nombre...

Yo me conformaría con tener la oportunidad de volver. Saber que se puede volver de vez en cuando a lugares extraordinarios en belleza y volver a creer que no todo está perdido en este mundo de inhumana humanidad.

Besossss

virgi dijo...

Sí, Trini, eso es lo que siento y gracias a eso vamos tirando.
Besitos, linda.

claudia dijo...

Bello, bello, bello.

baci

Beauséant dijo...

aunque el filtro de la primera no me acaba de convencer, me encanta como has jugado con las proporciones en todas :)

virgi dijo...

Grazie, Claudia, anche baci per te.

virgi dijo...

Ja ja ja, lo siento Beauséant, pero de filtros nada, tengo una maquinilla muy sencilla.
Un abrazo y mi sonrisa otra vez.

Darío dijo...

Me estalla el corazón, y no es broma. Un abrazo.

virgi dijo...

Recojo los pedazos, Darío.
besos

marichuy dijo...

Hermosa Florencia, tanto arte, tanta historia (y unos gelatos deliciosos).
Qué bien te quedó tu foto del Duomo

Un abrazo, querida Virgi

virgi dijo...

Besos para ti, Marichuy, linda.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Qué preciosidad de fotos, Virgi, y es que en Florencia todo es belleza.
Me gusta esa idea, que tantos seguimos, de que la belleza, el arte, nos reconcilia un poco con la vida. Es cierto que merece la pena vivir por contemplar estas maravillas, por escuchar una música sublime o leer una buena obra. Que no nos falten nunca nuestros escondites.
Un beso bien grandote.

elisa lichazul dijo...

pues bellas fotos Virgi
un tour lleno de arte nos regalas
abrazos

ismo dijo...

Hermosa ciudad. Creo que alguna vez hablamos de Fiesole, a las afueras. Si no fue así, hablamos ahora y aprovecho para recomendarte que te asomes algún día a ese pueblecito y desde él, también, te asomes a la magnífica vista nocturna de la ciudad.

virgi dijo...

Pues seguramente hemos hablado, Ismo, porque estuve en Fiésole años ha y la recuerdo bellísima.
Besotes

Juan L. Trujillo dijo...

Me has traído bellos recuerdos con tus fotografías y tu relato.
Llevas razón. La mejor manera de reconciliarse con la vida es coger habitación el el Hotel Brunelleschi y despertarse cada mañana bañado en belleza.
Me será difícil volver, por los años, pero sería un gran último viaje.
Un abrazo.

virgi dijo...

Gran y hermoso lujo ese hotel, a ver si un día podemos hospedarnos en él.
Un abrazo, apreciado Juan

V dijo...

Vas a unos sitios bien raros Virgi...llenos de ruinas y con cosas de un tal Filippo Lippi, que no es jugador de futbol ni nada...
Bromas fuera,lugarescomo ese siempre me llevan ala misma reflexión, que en parte es la tuya: Todo lo que Florencia ofrece ¿es una muestra de la agonía y muerte de la civilización con mayúsculas, de la inevitable caida de la cultura?o es al revés, la demostración de que como se suele decir en plan eslogan "si se pudo tambien se puede".
Me alegro que disfrutaras del viaje. Aunque bien mirado,lo contrarío debiera ser delito. Un abrazo.

Elvira dijo...

Que brote de nuevo! Pero en algunos blogs, como el tuyo, también me reconcilio con la vida. Besos

Isabel Barceló Chico dijo...

No es mal plan, no, ese de retornar cada año a Florencia a reencontrarte con la vida. El arte, como expresión humana, viene a ser siempre un bálsamo para el corazón. Preciosas fotos querida amiga para acompañar un texto que se me antoja nostálgico. Besazos.

Esmeralda dijo...

Sacaste unos dorados auténticos.
Buen reportaje de tanta belleza.
Siempre nos quedará la belleza del arte.

Un abrazo

Arantza G. dijo...

Puedo volver una y otra vez a los lugares que me aportan energía. Florencia es uno de ellos.
Besos

gaia07 dijo...

¡Wow! Ya veo dónde has estado. ¡En otro mundo!

Si que me temo queridísima Virgi que tendremos que hacer una inmersión continua en nuestra capacidad de crear belleza como contrapeso a esa otra parte, también tan nuestra, oscura y dañina.
Gracias por este maravilloso regalo fotográfico.

Tesa Medina dijo...

Oh, Florencia, me resisto a volver y no sentir de nuevo la misma emoción que la primera vez.

Me pasé 5 días levitando ante tanto Arte y tanta belleza.

Pero este paseo de tu mano y tus maravillosas fotos han acabado por romper mi resistencia. Volveré.

Un beso, Virgi

Pamisola dijo...

Maravilloso todo lo que encuentras en Florencia, será porque es así, tus fotos, preciosas como siempre, también lo dicen.
Muy emocionante tanto arte junto.




Sole dijo...

A ver, Virgi... dices: "he vuelto a Florencia..." y yo me pregunto por qué unos tanto y otros nada ;)) Ese es un destino tan soñado que temo que cuando vaya no regrese, porque sé de su belleza a través de fotos y documentales, pero me faltaba "ese sentir" que tu transmites y que yo sólo intuía.

Me ha encantado la composición de la foto de la bici ¡muy buena!

Me alegra saber que has regresado tan bien a casa.

bSôS.

Borja F. Caamaño dijo...

Leer esto cuando aquí, en GZ, el verano se niega a entrar y menguan las ganas de abandonar la casa y enfrentarse al frío... es como para pensárselo.

Pero mucho, mucho...

virgi dijo...

Mi querida Sole, es que aún eres jovencita, ya tendrás tiempo de ir y volver. Yo fui la primer vez hace treinta y un añitos!!!
Un beso, tesoro.

mateosantamarta dijo...

Yo no soy viajero así que me refugio en mi propio mundo interior intentando dinamitarlo para encontrar la eternidad. La belleza es conmovedora, pero también una apariencia.
Besos amiga. Gracias por compartir tus viajes.

La abuela frescotona dijo...

creo querida Virgi que tendrás que volver, las mentes de hoy estan ocupadas en cosas banales, a veces creo que esa ciudad es la memoria del arte, saludos amiga

Beauséant dijo...

jopé, pues la primera me parecía totalmente un filtro ;)

retiro lo dicho entonces y felicito a la fotógrafa (y un poco a la máquina)

edgar dijo...

Allí todos somos Stendhal, la belleza es tal que nos sobrepasa.
No sé si volveré, pero entiendo que es un chute fuerte de energía artística.
Besos, Virgi.

ANTIQVA dijo...

Bello reportaje de una bella ciudad... Ay, Florencia, casi nada...

Una ciudad, sin duda, inolvidable

Un abrazo, amiga

Aristos Veyrud dijo...

Esa reserva existe y está en cada uno aguardando su salida y su salto, tu la evocas y la convocas en esta publicación para mantener la llama encendida, ese es el trabajo del artista desde siempre.
Besos!!!

Alfredo J. Ramos dijo...

Lo dices muy bien Virgi. Sin el arte, en sus diversas formas (y qué suerte cuando una de ellas es el amor), la vida es calderilla. Un beso.

virgi dijo...

¡Ah, sí, Alfredo, el amor!Sin ese motor, poderoso y universal, no seríamos nada.
Un abrazo grande

Isabel dijo...

Alimentarnos de belleza para sobrevivir, aún sin conocer esa maravilla que muestras y cuentas.

Pienso que no hay otra manera de superar obstáculos.

Me alegro mucho de tu disfrute, nos contagias.

Gran abrazo

María Socorro Luis dijo...


Florencia contigo... y sin ti... siempre tan bella, casi como Venecia.

Cuantos recuerdos lindos...

Milbesos.

Esilleviana dijo...

Después de dos intentos por fin puedo enviarte un comentario como es debido. En los anteriores comentarios te decía algo así como es una suerte que nos ofrezca esta posibilidad de comprobar y disfrutar de estos detalles de una ciudad tan distinguida, histórica y señorial como es Florencia. Sin duda, tengo pendiente este viaje, ya es casi una obligación.
Un post estupendo.

un abrazo

mar dijo...

Alguien ya te nombró lo del síndrome...¿de veras hay algo de eso? ¿es tanta la proliferación de belleza?
Según te leo, sí, pero ya que has ido más de una vez según dices, me gustaría saber algo al respecto.
Besotes

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Merece la pena rconciliarse con la humanidad de esta manera, Virgi. Preciosa entrada y he disfrutado de tu mano como si allí hubiera estado acompañándote. que bien sabes hacer disfrutar tus entradas, tus letras y tus fotos.
Besicos muchos.

virgi dijo...

Gracias a tod@s, es un placer que me visiten.
Montones de besos y besos.

Mar, si te gusta el arte, de veras es alucinante. Entre museos, iglesias, fachadas, palacios, estatuas...puedes pillar una borrachera supina.
Besitos también para ti.

tanci dijo...

Hola Virgi. Yo no he podido visitar Florencia. Está entre mis deseos. Y no sé si con una única vez me conformaría vistas tus bellísimas fotos, sus monumentos y lo que me llena el arte... pues... Iré y no tardaré mucho. En mi caso todo se andará. Me alegra de ese encanto que transmites y de esa energía renovada con la que vuelves. Un fuerte abrazo.

Reyes dijo...

Lo sabía,que iba a filpar viendo tus fotos.Parecen sacadas de una especie de recortable mágico:es increíble que existan ciudades así.Un abrazo.

Ximens dijo...

Me has llevado al pasado, joven, recién casados. De las fotos no te digo nada, ya lo sabes; de la crónica paseas por mis recuerdos, algunos ya difuminados. Va siendo hora de volver.

virgi dijo...

Según lo que sientas, querido Ximens, no estaría mal renovar el amor sobre el Ponte Vecchio.
Besitos :) :) :)

ñOCO Le bOLO dijo...


Yo también debiera volver. Seguro que mis ojos serían otros.
Tus fotos no tienen desperdicio... ni verde.
PA y no NM.
La primera es un prodigio de buena iluminación. Supongo que habrás usado un ISO alto.

· BdPH

· LMA · & · CR ·


Sue dijo...

Yo también esperaba tus fotos, que me han hecho añorar esta ciudad y la posibilidad de viajar de nuevo (pero está la cosa muy mal).

Escuché hoy en la radio que los italianos, a pesar del caos, la corrupción y la mafia, preservan una especie de instinto de la belleza que hace a los obreros de la construcción manchados de tierra entrar a ver exposiciones de pintura y a librerías y quedar embelesados.

Un beso y sigue viajando!

virgi dijo...

Querido Ñoco, no sé de qué ISO me hablas, tendré que hacer una foto de mi máquina para que veas y te apiades de mí, :) :) :)

Sue, tesoro, fui porque me invitaron, si no, no podría.
Hablamos, besitos, besitos.

Ginebra dijo...

Pues precioso post que nos envuelve con la belleza renacentista de esa ciudad que aún no conozco (está pendiente) y , a la vez, una reflexión crítica de lo que vivimos.
El arte es un refugio, además de muchas otras cosas, Virgi. Entiendo perfectamente tu pensamiento.
Besos

elisa lichazul dijo...

feliz fin de semana Virgi
abrazos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Qué magnífica foto la de la puerta. Me hubiera gustado sentarme a su lado. A ver cómo llegan a Florencia...

maria dijo...

Con todo lo que nombras es que te gusta el arte y en vez de irte a Cancún, prefieres volver a un lugar tan repleto de magia.
Lo entiendo, seguro que debes sentir una felicidad inmensa.
Virgi, besotes.

pfp dijo...

Florencia, !inmensa!

Besos. virgi

Alonso CM dijo...

Florencia para mí es una asignatura pendiente. Estuve allí hace 25 años duarante la breve eternidad de una hora. Habrá que hacer los deberes.

Un abrazo envidioso

virgi dijo...

Pues ya estás poniéndote a ello, Alonso, una experiencia sublime.
Sí, sí.
Besos

salambó dijo...

Para hoy y para siempre: "Nunca es tarde si la dicha es buena".
Pues eso, Virgi, que me has hecho recordar tiempos mejores y más hermosos.

LA ZARZAMORA dijo...

Cuando vi las fotos que me mandaste, creía que estabas en Venecia...
;-)

Besos, tesoro!!!

virgi dijo...

Creo que la que te envié era de Lucca y su maravillosa plaza del Anfiteatro, basada en uno de esos lugares de la antigua Roma.
Gracias, Eva, por este recorrido que te has dado, un abrazo de los más grandes.

Myriam dijo...

Virgi, ¡Qué Maravilla!

Comprendo perfectamente que te ataque "el síndrome de Stendahl",
Que lindo que pudieras hacer ese viaje, para mi Florencia,
significa, además, muy lindos recuerdos vividos en esa ciudad
alucinante.

Besos

இலை Bohemia இலை dijo...

Florencia es uno de esos rincones que quiero conocer...wow!!!

virgi dijo...

Myriam, es tan hermosa que es inabarcable.
Besitos

virgi dijo...

Bohemia, pues pónte a ello.
Un abrazo :) :) :)

José Luis Ríos Gabás dijo...

Es posible que tengamos que volver muchas veces a Florencia. Realmente solo el arte responde, y parcialmente y a medias, como la poesía, a algunas de nuestras preguntas, creo.

Un abrazo

virgi dijo...

Pocas palabras para lo que así siento yo también.
Gracias, José Luis.