domingo, 10 de mayo de 2009

El Saltador


Salta el nadador sobre el mar.
Con sólo su cuerpo, se precipita al vacío.
Cobrizo y ágil, se lanza resuelto.
No hay más.
Columnas, las ramas de un árbol, tal vez un jarrón.
Todo le sobra.
Quiere, como única cosa, sentir el aire,
el sol y el agua en su piel.
Sobre la pared de una tumba, alguien soñó este hombre.
Un hombre solo, vuela,
y por unos instantes el mundo es suyo.
Y gracias a quien lo pintó,
podemos saber ahora de un hombre que quedó para siempre
suspendido en un soplo divino.


(Tumba de Il Tuffatore, Paestum, aprox. 470 a. C.)







18 comentarios:

Federico García Barba dijo...

No he estado nunca en el Sur de Italia. Nápoles, Sicilia. Parece que hay que ir.
Tantas cosas interesantes que ver y justo ahora que vamos a tener tanto tiempo para nosotros mismos. Recorrer el mundo en un peregrinaje permanente, para entender las cosas es un rito necesario; algo casi religioso. Lástima que necesitemos financiación.
Además, ¡me han contado que se come de maravilla!

edgar dijo...

Sugerente pintura para la tarde de un domingo. Bella entrada con ese saltador atravesando el vacío.

Fernando dijo...

Una reflexión sobre la reflexión del pintor que participará, seguro, de ese soplo divino de eternidad. Pizcas de eternidad.
Precioso.

Haideé Iglesias dijo...

Me embelesa tanto esa sensación... dejar que el aire sea tu guardiana, abandonarse a su abrazo... vacío... si, ya sabes que me atrae :)
Saltemos!!
Aire abrazando...

Inés González dijo...

Muchas gracias Virgi por tu comentario en mi blog, este espacio tuyo es estupendo, las palabras viajan y se crecen.
Un gran abrazo
Inés

virgi dijo...

A mis visitantes:
Federico: sí, recorrer el mundo y sentir la huella de la humanidad para entendernos a nosotros mismos y a los demás. Maravilloso, pero bastante inalcanzable.

Edgar: besos a tu perseverancia.

Fernando: trocitos de eternidad para ti, o al menos, de un presente con latidos de felicidad.

Haideé: dejémos envolver por la efervescencia del salto, de la posibilidad del vuelo. De acuerdo: ¡saltemos!

Inés: gracias por tu visita, las palabras nos conectan y nos descubren nuevos ámbitos. Como el tuyo. Un beso.

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

Si te fijas en el fondo parece estar dibujado entre las grietas el rostro partido de una mujer, con el pàrpado cerrado, y llorando una làgrima, por la caîda de este Icaro.
Que me gustan a mî los poemas tuyos inspirados por historias della dolce Italia. Amalfi... menudas carreteras..

Un beso.

Miguel Baquero dijo...

Nunca antes había visto esa pintura. Es muy hermosa

virgi dijo...

Preciosa y luchadora Eva, no esperaba me visitaras con lo liada que se te lee.
Tienes razón, parece un rostro que emerge del fondo...si no es por tu sensibilidad!
¡Estás en todo! besitos y más besitos

virgi dijo...

Hola Miguel, me satisface que te guste y que me visites. Gracias.
Sigo en seguirte

Ventana indiscreta dijo...

Ya no sólo la elegancia de su curvatura sino la mirada hacia más allá del horizonte.

Muy bella esa pintura y tu sensación poética.

Besos lanzados.

José Aguilar dijo...

Hola. Te devuelvo tu agradable visita. Entré aquí de puntillas, con ánimo de corresponder, pero pronto me sentí como en casa y mucho más al percibir la incandescente sensibilidad que emana de tu palabra y sobre todo de tu modo de mirar con palabras, todo lo que te rodea. Gracias. Me pasaré a menudo. Besos de estrella.

virgi dijo...

Sofía, que el horizonte nos inspire siempre, besos lanzados también para ti.

José Aguilar, me has sorprendido con tu visita de puntillas, delicada y exquisita. Seguimos en contacto +++

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Un hombre solo, vuela"

Un hombre vuela cuando piensa. Cuando se siente así mismo... O simplemente cuando mira las estrellas...

Saludos

kat dijo...

Historias extraordinarias las que nos traes...,me conmovió mucho la de los dos ancianos, la amistad a veces también nos ayuda a volar...

Un abrazo graaande

Diana L. Caffaratti dijo...

El comentario de Federico no deja más lugar que para adherir a todo lo que dice.
Primera visita a tu blog, y esa sensación de libertad tan plena como la de la imagen que posteas...
Qué lindo!

virgi dijo...

Hiperión: muy bonita tu reflexión, amplías el "vuelo", un beso alado.

Kat, te devuelvo el abrazo crecido entre este entramado de sillas, campanillas y vuelos etéreos.

Gracias Diana, por tu visita, una bella sorpresa, besos marinos.

Enrique Sabaté dijo...

No es el vuelo de Ícaro, es el vuelo del pícaro, que por unas monedas divierte a las gentes.

Saludos.