domingo, 2 de septiembre de 2012

Estío




Terminaba el verano y un día más acudí a la cita. 

Por mucho que la esperé, nunca llegó. Ni ese día ni los siguientes. 
Perdí a la chica de piel tostada, ojos melados y flequillo volador. 
Tenía quince años y se escapaba de sus clases de español mientras yo pedaleaba media hora para encontrarla al pie del faro. 
Era algo nuevo y luminoso, pleno de ternura. Nos juramos amor sin fin, aún sabiendo que sería imposible. 
El día en que no vino, me dejó escritas cinco letras. Cinco. 
Mis recuerdos de hace más de treinta años y esas letras, es lo único que tengo de ella. Al pie del faro las cinco letras me cantan y me cuentan, mientras las pinto, las pulo y las retoco cada verano. 





Recogí el guante que me ofreció Ñoco, grandísimo fotógrafo (entre otras muchas cualidades que el mundo virtual nos deja intuir), y para su imagen, escribí esta historia de verano y amor. Colgar uno de sus trabajos representa un orgullo y una gran satisfacción. Gracias otra vez.

Recorrer sus dos blogs siempre es fascinante: poesía visual, sutil, cuidadísima.


73 comentarios:

Merce dijo...

Cuando dos titanes se juntan...

:)))

ñOCO Le bOLO dijo...


· Un texto que le va como anillo al dedo a esa foto tomada al pie del faro de Punta Hidalgo... cuando ni te conocía.
Esas cinco letras en rojo hablan de una historia que has sabido tejer como es habitual en ti.

El pie de página... exagerado, pero gracias, eres un encanto.

· BdPH+BdPH

CR· & ·LMA
________________________________
·

virgi dijo...

¡Jo, Merce, qué bien que inaugures las visitas! Y tú sabes bien lo que digo de ese chico, verdad?
Un abrazo grande

virgi dijo...

Ñoco, qué decirte?
Gracias una vez más, me has regalado una oportunidad preciosa y he tratado de aprovecharla.
Si te gusta, es un placer enorme para mí.
Un abrazo de los grandes.

Isabel dijo...

A él lo visitaré para conocerlo, pero tú me has dejado ¡tan buen sabor! Es tan lindo y triste a la vez.

Mis besos de nuevo van pletóricos de admiración.

virgi dijo...

Gracias, Isabel, es muy lindo recibir visitas así.
Besos, cielo.

De cenizas dijo...

Tierna y bella historia de verano. A la altura de la fotografía.


besos

virgi dijo...

¡Ay, Gato, siempre tan estimulante!
Un fuerte abrazo

Isabel Martínez Barquero dijo...

Una foto muy elocuente la de Ñoco, pero tú la has dotado con una historia de amor preciosa. La he vivido palabra a palabra, ¡es tan dulce!
Gracias por tus letras y voy a ver los blogs que recomiendas.
Un besazo.

virgi dijo...

¡Isabel, querido tesoro!
Me encanta esa sonrisa con que apareces y las palabras que me dejas, puro apoyo y cariño.
Montones de besos

Sarco Lange dijo...

De la foto al texto del texto al puerto del puerto al adiós del adiós al recuerdo del recuerdo a la esperanza y de la esperanza a las bellas manos de su escritora.

Bs.

virgi dijo...

¡Jo, Sarco, qué ingenioso!
¿Cómo no besarte?

Arantza G. dijo...

Qué bonito.
Aunque lo que me ha llamado la atención han sido esas cinco letras esculpidas en la piedra. Palabras que dan vida en algo frío e inerme.
Besos y nos vemos asomadas a esta ventana.

Esilleviana dijo...

Tu dulzura, suavidad y poesía armoniza con la belleza y atractivo de las fotografías de Ñ. Este emparejamiento es perfecto... :))

Un abrazo

edgar dijo...

La foto es estupenda y tu relato le va del todo. Esos amores de verano que nos dejan una huella eterna.
Otro abrazo

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

Los amores de la juventud y de tu imaginación son preciosos.
Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

Darío dijo...

Y todo se pierde, aunque se intente lo contrario...

Esmeralda dijo...

Una historia que en mayor o menor medida hemos vivido en algún verano e incluso
bien podría ser una historia actual … de un año, un agosto, unos instantes, un ‘siempre’ deseado. Por qué no ?
Precioso texto, inmejorablemente acompañado por esas cinco letras que ñOCO tan bien ha sabido reflejar.
De acuerdo con tu pie de foto.

un placer haber pasado por aquí

SKIZO dijo...

Belo.Texto

marichuy dijo...

Romántica historia... los amores de verano. Y qué foto tan buena.

Un beso, querida Virgi.

Unknown dijo...

Excelente texto.
Saludos
David
http://observandocine.com

Pluma Roja dijo...

Hermoso relato lleno de nostalgia y amor. La fotografia grandiosa.

Besos Virgi.

virgi dijo...

Es que Ñoco es un fotográfo de altura, querida Pluma.
Muchos besos también para ti.

Mairló (la chica que comía margaritas) dijo...

Impresionante (y melancólica) historia para una impresionante foto!

Gracias Virgi y Ñoco por ésta maravilla!

Un abrazo a ambos

V dijo...

Muy dificil y plenamente conseguido el ejercicio de armonizar imagen y texto. Esos flequillos voladores se quedan grabados en la memoria de por vida.
Muy hermoso Virgi, tanto como ese mar en blanco y negro que se adorna con cielo en color. Encantador. Un abrazo.

Beauséant dijo...

Me ha gustado, me has hecho pensar sobre como nos aferramos a los recuerdos, como los retocamos y repintamos cada año. Quizás ese te amo fuese un te odio al principio, pero a base de pintura, paciencia y olvido se ha convertido en justo lo contrario...

Isabel Expósito dijo...

Bella historia, dulce relato de esos amores de verano que quedan pegados a la piel de la memoria para siempre. La mía ha vuelto a algún estío de amores imposibles... Un abrazo

Aristos Veyrud dijo...

Ese "te amo" antes de petrificarse en la piedra, se eterniza en el infinito del horizonte, es un grito para siempre, que tanto el fotógrafo como la escritora documentan como huella del corazón.
Tienes toda la razón en lo dicho sobre la cualidad artística de Ñoco.
Un abrazo!!!

Aroa dijo...

evocador texto y qué buena imagen

virgi dijo...

¡Aroa, qué me alegras un mogollón, linda!
Besos ybesos

ANTIQVA dijo...

Magnifico... Magnifico...

Bellisima la frase, TE AMO, y el minirelato.

Un abrazo, amiga

Remei dijo...

bOLO es una de las mejores personas que he conocido, leer su texto y ver su foto en tu blog me une a ti.
Virgi, otra amiga más en blogger.
Un placer conocer tu casa...

Abrazos.

Franziska dijo...

Me ha llegado al alma. podría ser mi historia aunque no fue exactamente así. Dieciseis años, todo un verano por delante y un amor sentido y no confesado pero que ambos sentíamos y nunca pudimos realizar. Prejuicios sociales de la época. En fin, de penita. pena. El hace dos años que murió. Estoy ahora mismo muy emocionada.

Un abrzo. franziska

virgi dijo...

Mi querida Franziska, me emocionas tú a mí con esta coincidencia. Me gustaría tenerte cerca y abrazarte un rato.

Aldabra dijo...

enhorabuena a los dos porque foto y texto se complementan a la perfección.

biquiños,

Alí Reyes H. dijo...

Al menos le dejó algo

tanci dijo...

Una historia tierna y triste a la vez. A mi me ha dejado un sabor de emociones encontradas. Por un lado la dulzura del amor, la alegría del encuentro,del acercamiento...Por el otro, la tristeza de la no permanencia y del desencuentro. Aunque al final queda ese recuerdo de lo que pude haber sido y no fue. Al final vence el amor grabado a fuego sobre cualquier superficie, incluso sobre la piedra.No, el mar no se lo va a llevar, hay mucho amor con cada retoque.
La foto magnífica. Ya visité el sitio y me encantó. Y tú siempre regalándonos historias cercanas a uno mismo. Te abrazo.

TriniReina dijo...

Y, mientras que siga ese rito, nunca tendrá cobijo en su corazón, el olvido.

Reto más que alcanzado:)

Besos

Myriam dijo...

Que buena colaboración en imagen y texto. Felicitaciones a los dos. Visitaré los blogs de Ñoco.

Abrazos a ambos

pluvisca dijo...

precioso escrito virgi, el primer amor es difícil de olvidar...

Pasaré por esos blogs.

Eres todo sensibilidad niña!!!

Un abrazo

Ginebra dijo...

Pues me parece una historia bella en su sencillez, tanto como esas cinco letras.
La foto de Ñoco , como él mismo dice, le va como anillo al dedo a tu historia.
Besos a ambos

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Después de estar tanto tiempo ausente, vuelvo y me encuentro con este encanto de relato. Felicidades.
Besicos muchos.

virgi dijo...

¡Qué bien que vuelves,Nani! Voy pa' llá, besitos, linda.

Tesa Medina dijo...

Virgi, has envuelto la foto de Ñoco con un relato encantador, marca de la casa, que le va mucho, encantador.

¿A quien no le gustaría poder "repintar" un de esos recuerdos bellos para que no se desvanezcan?

Y diga lo que diga Ñoco, el pie de página no es exagerado, él también es un encanto.

Besos para los dos.

silvia zappia dijo...

maravilloso trabajo compartido.

me recordaron "el mar" de john banville.

abrazos*

Mayte dijo...

Espléndido y sentido relato preciosa, se van enmarcando las letras junto a tus palabras formando historia.

Un beso enorme!

Elysa dijo...

La foto es pura poesía y el relato que te ha inspirado es muy evocador.

Besitos

Juan Yanes dijo...

Bravo por la historia... y por esos dos blogs de fótos, magníficas.

cristal00k dijo...

Siempre hay un "verano"... el tuyo es precioso.
Magnífica historia, Virgi.

cristal00k dijo...

Siempre hay un "verano"... el tuyo es precioso.
Magnífica historia, Virgi.

diego dijo...

Cinco letras: V, I, R, G, I. Yo también te amo :) Cualquier día lo escribo en una roca de mis sierras murcianas :)

(* dijo...

El verano está plagado de amores así. Ahora que ese mismo verano empieza a recogerse, recordar.
Un abrazo.

La abuela frescotona dijo...

Ñoco debe estar feliz con el contenido que le diste a su imagen, muy bello escrito, saludos

alkerme dijo...

Me gustó esa simbiosis-unión: imagen y texto.
Gracias por compartirlo.
Un abrazo.

virgi dijo...

Si por este relato, conocen a Ñoco, será un placer para ustedes y para mí.
Besos muchos y muchos

Sue dijo...

Jo, pedazo de foto.
Jo, pedazo de historia.

"A veces hay tantísima belleza en el mundo que siento que no lo aguanto y que mi corazón se está derrumbando".
American Beauty.

Besos Virgi.

saltar del tren dijo...

Pasará el tiempo y las rocas sobrevivirán de la misma forma que los recuerdos.

Un abrazo

maria dijo...

Conmovedora historia. Quizás la chica, en alguna parte, también siga escribiendo esas cinco letras.
Sería horrible esa posibilidad...y algo estúpida también, no?
Beso y abrazo

LA ZARZAMORA dijo...

De esos amores de verano que arrastran los otoños, todos tenemos algún recuerdo pulido en las canas.

Es un conjunto extraordinariamente bello.

Besos, mi tesoro.

P.S. Te debo un correo ;-)Lo sé.

virgi dijo...

Tranki, preciosa, que sé que estás liada. Un beso grande regrande.

ruma dijo...

Hello, virgi.

 Your heartwarming works fascinates my heart.

 Thank you for your kindness and support.
 And i pray for you and yours peace.

Have a good week-end. From Japan, ruma❃

Clarice Baricco dijo...



Qué bonita historia.
Es lindo poder inspirarse en imágenes. Inventar.
Besos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Llevo un tiempo bastante liado y no tengo mucha ocasión de corresponder a las visitas de mis amigos blogueros. En todo caso por aquí me tienes. Estupendas siempre las cosas que nos dejas.

Saludos y un abrazo.

mar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mar dijo...

(fui yo, que me equivoqué)
Te decía que si rifaras el perro, podrías conseguir un pellizco simpático. Muy tierno todo, chiquilla.
Besazo

gaia07 dijo...

No sé que es más fascinante, si tu historia de verano que podría ser de cualquiera de nosotros, si el recoger el guante del increíble fotógrafo, o, el llevarnos con tanta satisfacción a ver los trabajos de alguien genial.
Darte las gracias se me queda corto.

Un beso

virgi dijo...

Gracias, otra vez, a todos, por el afecto con que me escriben.

Y a ti, querida Gaia, you're welcome...ya nos entendemos, muchos besos

Verae dijo...

Una historia preciosa para una foto preciosa. Como se suele decir, "Tanto monta, monta tanto...", el éxito estaba asegurado, y me alegra enormemente esta colaboración.

Dejo besos para ambos.

virgi dijo...

Y a mí me alegra que hayas regresado, querida Vera.
Y que te guste, of course.
Montón de besos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Yo tuve también 15 años. Y ella no acudió a la cita.
Besos.

virgi dijo...

Esos momentos nunca se olvidan, se nos graban a fuego. Un abrazo.

virgi dijo...

(recuerdo todos los novietes que tuve a esas edades...¡ay!)

Alfred dijo...

Bello micro, muy evocador para todos.
Un saludo