domingo, 24 de junio de 2012

Leer, leer, leer (XIV)


 

Me desperté a las 4.20 pensando en John Grant. Lo había dejado con sus dos maletas y un rifle en la orilla de una carretera desértica de la Australia más profunda. 

Disponía yo de poco más de cincuenta minutos para saber si el profesor, al inicio de sus vacaciones, encontraba la forma de viajar a Sydney con seis peniques en el bolsillo desde un pueblo donde el saludo era invitarte a una copa. 
En ese tiempo tenía que enterarme, con absoluta urgencia, como John Grant iba a recorrer la distancia desde Bundanyabba hasta el mar, su descanso, su sueño, después de haber entrado en un mundo inquietante inundado de cervezas, polvo, canguros y sangre. 




 


La dificultad que nos caracteriza para no distinguir lo adecuado de lo perjudicial se ahonda como una fosa inmensa en este relato escalofriante. Lo había empezado por la tarde de un plácido domingo y me quedé imantada a él un par de horas, sin hacer ninguna otra cosa que devorar las páginas, para retomarlo de madrugada. No podía dejar que amaneciera sin saber si John Grant era capaz de salir del pozo, coger un tren y llegar a Sydney. 

Muchas veces he sentido esta ansiedad por conocer el destino de un personaje, pero no recuerdo ninguna con tanta zozobra, como si fuera yo misma la que está al borde del precipicio y únicamente el escritor sea el que me dé la vida o me empuje al abismo. 
No hay grandilocuencias, vocabulario logrado, giros inesperados, contradicciones laboriosas del personaje, paisajes desvastados o llenos de vida. 

No, sólo hay bares y gente amable. 
Y John Grant, de quien ya seré amiga de por vida. 



Fotos Virgi

75 comentarios:

Arantza G. dijo...

Hay personajes que atraen sin darte cuenta de que no los olvidarás jamás.
Yo estoy en vías de enamorarme de un editor borde que se enamora de la protagonista del libro que ha escrito. Así son los libros.
BEsos

virgi dijo...

Ese resumen que me dejas, tiene pinta de ser una historia atractiva. Cuéntame más otro día, porfi.
Muchos besitos, querida Arantza

Pluma Roja dijo...

Me encantó el relato y esas fotografías hermosas. Tu relato despertó en mí utilizar esos encuentros con personajes inolvidables. A mi me pasa con Franck Sinietra y New York.

Besos querida Virgi. ¡Genial!

virgi dijo...

Me alegra mucho que te haya gustado, Pluma querida. A mí me tuvo en vilo todo el rato.
Muchos besos, muchos

salambó dijo...

Atrayente me lo pones. Creo que te dije hace tiempo que he leído alguno de los que nombras, como el del niño afgano, que por cierto, no lo encuentro en los enlaces que has hecho.
Las fotos, como siempre, stupendas, Virgi

virgi dijo...

¡Vaya! Me nombras una entrada que hice con varios libros que había leído y por querer corregir no recuerdo que frase o palabra, se me estrambolicó todo el post, pasó a borrador, ya no lo podía poner en la misma fecha, no podía enlazarlo...en fin, un lío que nunca pude arreglar.
Luego, ya no casaron más la numeración correlativa de las que son como éstas...eso, un follón...
Un abrazo, gracias, Salambó.

LA ZARZAMORA dijo...

Sí, esas cosas suceden. Yo ando con Vila Matas e Hijos sin hijos... relatillos cortos. De esos que cuando terminas uno, ya tardas en empezar el siguiente.

Ese mar... como un canguro, saltando salía ya para allá.
Un beso, tesoro.

alkerme dijo...

¡Qué gustazo! sólo ocurre con algunos libros...

Un abrazo,

virgi dijo...

Preciosidad, también me gusta mucho Vila Matas (aunque alguna...)y cuando estamos en esa onda placentera nos cuesta dejar de leer, verdad?
Y el mar, ya sabes ¿qué decirte, sirenita mediterránea?
Te abrazo con ganas, Eva linda.

virgi dijo...

Sí, Alkerme, no siempre sucede, más bien pocas veces.
Besos besos

pfp dijo...

así es Aaustralia, ¡enamora¡...

Genín dijo...

Hace tiempo que no tengo esa sensación que describes leyendo un libro...
Besos y salud

Laura Uve dijo...

Lo apunto, lo apunto, lo apunto...

No conozco al autor y lo que dices me encanta.... quedar enganchada a un personaje.

Besos!!

Isabel Martínez Barquero dijo...

Has descrito a la perfección el enganche absoluto a una historia. Qué bueno es cuando nos pasa, cuando no podemos soltarnos del libro, cuando cualquier minuto a él se destina.
No siempre se precisan grandes frases o estilo bien armado. Crear atmósferas envolventes es, también, un cepo irresistible.
El libro no lo he leído, pero tomo nota.
Un abrazote, lectora entregada y apasionada. Bueno, no te concibo sin entrega o pasión en cualquier faceta de tu vida. Otro abrazo más, Virgi,

virgi dijo...

Pues sí, querida Isabel, parece que me vas conociendo muy bien, soy mucho como dices.
Yo creo que esta historia tiene la virtud de poderle gustar a todo el mundo...o casi. Creo.
Muchos besos, Isabel, montones.

tecla dijo...

La buena literatura es la que no lleva adornos ni artificios. La emoción está en el relato puro y duro. En la austeridad de las palabras. En la fuerza del argumento.
Y por si era poco, se ponen a escribir y les sale así de bien. Por las buenas y ya está.
Como a ti, Virgi. Yo te venero.

virgi dijo...

¡Ay, Tecla, mira que eres linda!

Sarco Lange dijo...

Yo he seguido a veces por siglos la vida de un personaje que nunca podrá respirar en el mundo de los vivos.

Las fotos hermosas, for ever.

Un beso.

De cenizas dijo...

Cuando un relato nos echa el lazo, hay que seguirlo hasta el final. Y en este caso me parece que me vas a contagiar. :)


besos

Darío dijo...

Bueno, hay algunos que nos dejan temblando...

Diana L. Caffaratti dijo...

Así ha de ser cuando los personajes son tan fuertes a nuestra impresión, que se vuelven tangibles e inolvidables.

Rayuela dijo...

no lo leí, lo tendré en cuenta...yo sigo enamorada de daniel quinn, tal vez, quién te dice, lo traicione...

besos, virgi*

marichuy dijo...

Si es capaz de despertarte esa ansiedad, provocarte esa urgencia por continuar leyéndolo, no hay duda de que Kenneth Cook es un escritor a a seguir.

Un beso, querida Virgi

María Socorro Luis dijo...

Así es ella. Apasionada por la lectura, apasionada por la vida...

Pura pasión.

Milbesosatrasados. Con recargo

ANTIQVA dijo...

Que suerte haber encontrado algo que te ha atrapado de ese modo...

Es envidiable, amiga

Un abrazo

TriniReina dijo...

A veces me ha sucedido eso con algún personaje y es una sensación de angustia y placer conocer su siguiente paso.
Ya me has dejado intrigada con John Grant.

Leer, leer, leer...

Besos

VeraE dijo...

La portada del libro ya dice mucho sobre lo que uno se va a encontrar entre sus páginas...
Si John Grant se encuentra con dificultades, que no se preocupe, en cualquier momento aparecerá Cocodrilo Dundee para echarle un cable ;)

BsoTTT, Virgi.

gaia07 dijo...

Es tan rica nuestra manera de obrar, de enfrentarnos a las dificultades y a los acontecimientos, que cuando alguien lo cuenta de una manera sencilla asumes el protagonismo y lo vives. Es fascinante.

Un beso

Belén dijo...

Cuando un libro te engancha así... ¡¡hay que leerlo!!

Besicos

Aldabra dijo...

entiendo tu comezón con la novela...

el sábado comencé "La delicadeza", ayer antes de dormirme leí un rato y esta madrugada, a las 6:30 me desperté pensando: ¿Y si leo un poquito ahora?, pero caí de pronto en la cuenta que pronto sería hora de comenzar el lunes laboral y me dije: Derme un poco más, te vendrá bien.

biquiños,

pluvisca dijo...

Te entiendo muy bien, me ha pasado con algunos, pero hay unoque es el que te agarra para siempre y es que es nuestro esejo, parte de nosotros...

las fotos buenisimas como siempre

Besos

ismo dijo...

Anotado queda. Muchas gracias y un abrazo.

Ladelmedio dijo...

Lo pongo en cola. Has despertado mi curiosidad y de qué manera!!

Gracias!

virgi dijo...

Como ya dije por ahí más arriba, yo creo que es un relato que le puede gustar a una gran mayoría, si alguien lo llega a leer, me lo dicen, porfi, para contrastar opiniones, besos y besos.

V dijo...

Si uno queda prendado de tal forma como a ti te ha sucedido tiene que ser por dos razones: La narración debe ses irresistiblemente buena y el personaje ha cobrado vida ante tus ojos y te ha llegado dentro.
Ante esaperspectiva acabas de solucionarme una de las lecturas del verano. El tipo no está solo según veo. Nos fiamos de ti. Un abrazo.

virgi dijo...

Pues si lo lees, dime algo, Víctor. Con lo bien que analizas las cosas, me encantaría saber tu opinión. Así me puedo dar cuenta de si sigo tomándome la vida con mucha pasión (como dicen Isabel M. y Soco) o si en verdad es comprensible esta enamoramiento que me dió el libro.
Otro abrazo para ti.

Mayte dijo...

Que delicia de recomendación que en tus palabras e imagenes cobran vida.

Besos.

p.d. a pendientes ;)

Esilleviana dijo...

"John Grant, un profesor destinado en Tiboonda, decidirá ir a Sidney, pues quiere bañarse en el mar. Ese camino le llevará primero a Bundanyabba "una versión a gran escala de Tiboonda", es decir, un infierno mayor donde la cerveza es el néctar de sus habitantes". "John Grant, que así se llama, se ve desbordado por los acontecimientos debido principalmente a su falta de carácter".

Toda una historia que tú consiguies hacerla más atractiva.

Me agradan descubrir algo más sobre tus referencias.

un abrazo :)

Anna Bahena dijo...

Y leer con esos paisajes de mar, de arena, de silencio es entrar realmente al alma de la palabra.

Te dejo un fuerte abrazo.
Me alegra regresar!

Anna B

fgiucich dijo...

Me guardo esta buena recomendación. Abrazos.

virgi dijo...

¡Caramba, Esi, qué sorpresa! Veo que te has interesado por el devenir de John Grant. Besitos

virgi dijo...

Anna, Fgiucich, una alegría cada vez que vuelven, los abrazo con fuerza.

Isabel dijo...

Descubro tu post ahora mismo, justo antes de publicar el mío y veo que coincidimos en el borde del precipicio. Tendré que seguir tu consejo sobre esta lectura que tan bien comentas para saber cómo se sale de ese lugar.

Besos.

Sergio DS dijo...

Vivir la vida del personaje es un privilegio que sólo provoca la literatura, con el cine lo sufres pero no dejas de ser espectador, con la lectura te introduces en las historias formando parte de ellas.

Myriam dijo...

Me la apunto, entonces... y aquí te dejo a otro John Grant para que te alterne en compañía.

besos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Lo que atrapan unas buenas letras, verdad?

Saludos y un abrazo.

mateosantamarta dijo...

A veces, un libro nos retrata: no tanto en los detalles o peripecias como en la esencia, en el reto vital que nos parece próximo, familiar, análogo al que debemos plantearnos. Magníficas fotos desde presupuestos minimalistas.

mateosantamarta dijo...

Un abrazo, Virgi!

virgi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
virgi dijo...

Gracias, Mateo, te van dos abrazos, varios besos.

mjromero dijo...

A mí suele pasarme más con los diarios que con las novelas.
Un abrazo.

tanci dijo...

Esa pasión que comentas es uno de tantos motores que te sostienen Virgi. Así con esa pasión que tan bien has descrito parece que el tiempo no es tiempo, las horas no ruedan y uno parece quedarse suspendido a un hilo tenue que se balancea plácidamente. Aunque le lleve a uno a seguir, seguir y seguir. Como en tus lecturas. Yo no lo he leído, pero lo voy a tener en cuenta. Ya he seguido algunas de tus recomendaciones y he sentido esa pasión que tan bien has descrito.Gracias.Un fuerte abrazo.

virgi dijo...

Eres un sol, querida Tanci.Da gusto sentir esta empatía.
Te abrazo con ganas, pero tiernamente.

mar dijo...

No tengo ahora mismo ningún título en la cabeza que me haya causado esa hipnosis. Seguro que alguno habrá, tendré que pensarlo. Lo que está claro es lo que te han dicho otros ya: que vives con intensidad.
Pues te abrazo, vaya que sí!

Sue dijo...

Hay escritores y personajes de novela a los que te gustaría llamar por teléfono después de leer su historia ¿verdad?
Ya le ocurría a Holden Caulfield.

A mi me ocurrió con Firmin de Savage y con la norestina de La hora de la estrella, de C. Lispector.

Un beso.

virgi dijo...

¡Ah, Caufield! Mira que me impactó ese chico. Y la ratita me encantó. Sí, sí, me hubiera gustado mandarles, al menos, un sms.
Creo que es lo que haré contigo.

(de CL sólo he leído uno y no es ese)

VICTOR GATO dijo...

Pues yo lo que veo es que eres una mujer muy curiosa (como todas las mujeres), jjjjj
No, en serio, me encantan tus transmisiones de emociones que incitan a leer. Tendré que buscar a John Grant irremisiblemente.

Bss

Conciencia Personal dijo...

siempre hay libros que nos resultan memorables y firmamos con sus autores pactos para toda la vida. Debe ser un buen libro, para que lo diga Coetzee y tú, es que merece la pena disfrutar de él.

Besos mi querida amiga...

Y esperamos con ansías el domingo esperanzador...Ya platicaré llena de alegría o de derrota...

Monique.

violeta dijo...

Cuántos amigos van dejándonos los libros y qué triste cuando terminando la última página de un libro, decimos un "hasta pronto".
Me has contagiado tu desazón por conocer a Jhon Grant.

Besos

Lichazul dijo...

pues yo soy más de escribir que de leer
aunque cuando leo , soy compulsiva, no cierro el libro hasta que lo termino jajaja

besitos y feliz jueves-viernes

pd...gracias por tu huella

Esilleviana dijo...

Gracias por tu visita y comentario.

un beso Virginia

PSYCOMORO dijo...

Siembras el interés devoto por compartir ese camino. No conozco el relato, pero voy a buscar el destino de esas dos maletas porque has conseguido que yo también quiera saber dónde acabarán descansando. Un abrazo.

virgi dijo...

Abrazos a todos por la empatía y el entusiasmo. Páginas y páginas de gracias.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Qué bella la última foto.
Seis peniques dan para mucho más de lo que uno puede pensar.
Besos.

virgi dijo...

Al profe no le sirvieron de mucho. Cae hasta lo más profundo.
Besos, Pedro

David C. dijo...

Esa foto de la playa fascinante.
Saludos
David
Pd: Te invito a que visites mi nuevo blog llamado "Observando Cine".
Te adjunto el enlace
http://observandocine.com

Clarice Baricco dijo...

Anoto tu referencia, no he leído el libro.
Las fotos son hermosas.
Abrazos.

virgi dijo...

Gracias, Clarice.
Me has regalado lindas visitas, un fuerte abrazo

Franziska dijo...

Virgi me pregunto para cuándo será que nos hables de tu novela y lo digo porque te veo tan capaz de producir un buen relato. Si aún no lo has hecho, creo que estás a un paso de hacerlo.

Es un placer leer lo que escribes y disfrutar de las fotos que haces.

Un abrazo.

virgi dijo...

Mi muy querida Franzziska, gracias a montones por tus palabras, pero escribir algo corto ya es difícil, no puedo imaginarme escribiendo una novela. Me debe quedar tanto que ni lo pienso.
Aunque si te digo la verdad, tengo algunas cosillas pequeñas...pero sin pretensiones de escritora, sólo experiencias, emociones, pequeñas historias de vida.
Un abrazo grande, otra vez gracias por venir hasta aquí.
Y, por cierto, este libro es absolutamente apasionante.

mateosantamarta dijo...

La reseña es muy amena. A veces por circunstancias concretas nos identificamos con un personaje literarios y sus peri peripecias, sus desvelos, sus logros...son los nuestros. Que tengas suerte: te la mereces. Besos.

virgi dijo...

Mi agradecimiento, Mateo, por venir hasta aquí. Muchos besos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Una reseña que da ganas de echar a correr a por el libro.
Espero que tengas mucho éxito en ese concurso. Besazos.

virgi dijo...

¡Ah, Isabel, mil gracias, eres un monada!
A ver, a ver...
Un fuerte abrazo

ñOCO Le bOLO dijo...


· ¡Ya me gustaría saber escribir reseñas!
· Yo sólo he podido hacer una reseña de 'Nudo Gordiano' Algo es algo.

· dPH1B

CristalRasgado & LaMiradaAusente
: