domingo, 3 de enero de 2010

Nocturno




Me arrimé al hueco de un portal y encendí un cigarrillo. Mi cuerpo temblaba, no de frío, tampoco de miedo. Un sentimiento inexpresable me recorría.
Se movían las nubes, como sábanas sacudiendo el polvo de la luna.
El tenue balanceo de la farola parecía acompañar mis pensamientos. El semáforo estuvo en rojo largo tiempo, en ese momento no pude saber si alguna vez había existido otro color que no fuera el de la sangre.
Un poco más lejos, la aguja de una iglesia se perfilaba contra una luz lejana.

Caminaba en la ciudad solitaria, fabricada a mi medida en aquella noche sin vida. Ni una ventana, ni un visillo, ni un gato, fugaz y salvaje.
Apoyado en el quicio del portón, fumaba y pensaba. Nada había que me hiciera desear el alba. Y el semáforo en rojo volvía a recordarme la sangre.
La sangre que goteaba sobre la calzada, luego subía al pretil y continuaba por la acera hasta llegar a un banco, en una plaza silenciosa y oscura. Allí, en reposo y para siempre, había un hombre, casi un anciano. De la yugular le manaba un tenue hilo de vida, seguramente la última que recorría su cuerpo. Me agaché y le palpé la frente. Tímidamente encogido y aún tibio, había ido a morir allí, como si la plaza fuera su lugar y el banco la cama que lo abrigase. Vestía un abrigo oscuro y debajo un chaleco gris, de donde le colgaban un par de pequeños eslabones de una leontina de oro.
Deduje que el reloj que le faltaba habría sido la razón de su muerte. Pero no me bastó ese razonamiento. Tenía un corte limpio en el cuello, más propio de un asesino experimentado que de un ladrón de prendas.
Oí unos gritos: “¡Allí, allí, el asesino está allí!” Mientras huía de los gritos, de la sangre que formaba un charco oblongo y espeso debajo del banco, me abotoné la chaqueta. Al hacerlo, algo cayó al suelo, tintineando.
Me agaché: una daga afilada y sucia, se enroscaba entre la cadena de un reloj de oro.

Sigo fumando en el portal. Espero que la luz del semáforo cambie a verde.




Georgia O'Keeffe
Calle de NY con luna, 1925
Museo Thyssen Bornemisza

70 comentarios:

tanci dijo...

Sobrecogida por el transcurso del relato y más por su final, continúo apoyada no el portal, sino en el sillón rojo que ocupo a la hora de leerte y de escribirte. Vuelvo a leerte y me recorre un escalofrío. Tampoco es frío. Creo que es miedo en aceptar lo que fue, después de haber pensado en que no pudo haber sido. Pero lo fue. Virgi ¿lo fue de verdad?... pues me sigue recorriendo un escalofrío. Me gustó leer paso a paso toda la secuencia. Me pareció magnífica y además me impresionó.
Un abrazo.
Tanci

Voltios dijo...

final sorprendente, realmente inesperado, muy bueno, y muy bien narrado. me gusta, un saludo virgi.

mariajesusparadela dijo...

¿Un giro? Un hermoso giro, Virgi.
Ahora nos harás encontar ese otro yo que desconocemos. (En ti y en nosotros).

sue dijo...

Desde el punto de vista del asesino todo se ve diferente. Sobrecogedor y espelucnante.
No tengo palabras.

Haideé Iglesias dijo...

¿Dr Jekyll y Mr, Hyde, Virgi? ¿Tan mal te sentó la doble luna llena? :)
Es una puñeta ser tan perspicaz, lo digo por mi. Lo siento, pero lo vi venir. Por esto digo lo de que es una puñeta; aunque según para qué...

Me gustó el ritmo de esta frase: "Se movían las nubes, como sábanas sacudiendo el polvo de la luna"

Gracias Virginia. ¡Feliz 2010! Qué la armonía te acompañe en el camino.
Un abrazo

Bel M. dijo...

Muy distinto a lo que había leído de ti antes, y muy bueno también, Virgi.
Un gran abrazo, con mis mejores deseos para este nuevo que ya, ya ha empezado.

MBI dijo...

Un giro...aaalllll
otro lado
del miedooooooooooooooo

marichuy dijo...

Qué historia, querida Virgi

Como de guión de (buen) cinéma noir Me encantó; ojalá que el semáforo pronto cambie a verde, antes de que otro cadáver se le apersone.

Un beso

carmensabes dijo...

Espectacular querida amiga.

Sin pestañear leyéndote.

Muchas reflexiones inundan mi mente con tu texto. La conciencia existe casi siempre... tendrás que continuar con estos relatos ¿¿eh??

Un beso Virgi, volveré a releerlo sin duda.

TORO SALVAJE dijo...

Muy bueno.
Doble personalidad.
Gran sorpresa.

Besos.

TriniReina dijo...

El asesino viendo su crimen desde fuera.
Me ha gustado de principio a fin y el desenlace me ha parecido genial.

Besos

edgar dijo...

Quizá esperas en vano. No se pondrá verde. Sorry.
Me ha gustado mucho.

alicia dijo...

Qué bueno... sobre todo me ha encantado el puente entre tus palabras y el cuadro que nos muestras. Realmente parece que avanzamos por esa ciudad recortada, nocturna, oscura y luminosa a un tiempo como una revelación. En todos nosotros se esconde algún reloj robado... Pero da tanto miedo descubrir ese lado...
Un abrazo de año nuevo

Camille Stein dijo...

como un guión cinematográfico donde la intriga se prolonga hasta la última secuencia...

magnífico texto, Virgi, y buena elección la imagen de O'Keeffe

luz y palabras también para ti...

un beso grande

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Cuántos secretos tiene ese portal...
¡Feliz año!

Shandy dijo...

Inquietante y caprichoso es ese asaltante de caminos, el azar. Y aún lo es más cuando un posible bandido (un asesino, en este caso) no sabe ni que lo es.

Buenos azares para el 2010.

Un abrazo

De cenizas dijo...

Muy bien llevado el relato... y genialmente terminado.


besos

Ñoco Le Bolo dijo...

• con la mirada atenta...

Extraordinario comienzo de año. De lo mejorcito que te he leído. Con ese tipo de finales sorprendentes que tanto me gustan.

• un beso desde PH, por ejemplo
____________________________
CR & LMA

PÁJARO DE CHINA dijo...

Inquietante, Virgi. Una puerta entreabierta a los demonios del inconsciente. Tu elección de O'Keeffe es impecable (es uno de mis grandes amores).

Gracias por tus palabras, que brillan invariablemente, en el Pajarito.

Te deseo deseos. Son los deseos los que nos mantienen vivos. Y plenos.

Un abrazo muy fuerte.

PERSÉFONE dijo...

Mujer de lunas salvajes y bancos en parques fantasmáticos ... te esperamos en Babilonia, habiéndote reconocido ya como una de las nuestras.

Un abrazo con enaguas de encaje.

Athena dijo...

Fantástico¡¡

Besos y feliz año

eva-la-zarzamora dijo...

Nunca me salté ningún semáforo.
Me quedé siempre prendida en el naranja.
Ni rojo, ni verde.
Esos sobresaltos, por muy literarios que sean siempre me dejan perpleja, incluso en la vida real. Sonrío.

No te conocía esta faceta, y es un placer descubrirla.

Besos, cosa guapa.
De ti también se desprende una luz que logro palpar.

Sigue sorprendiéndome, como ahora, pues es y siempre fue un placer leerte.

gaia07 dijo...

Temible sensación saber que tu monstruo se hace realidad sin tu consentimiento.
Solo ignorando la realidad de un hecho es posible utilizar la crueldad.

Estoy sobrecogida. Qué buen relato.
Un beso.

Giovanni-Collazos dijo...

Genial, Virgi!
Mantienes la tensión y mi atención en este pequeño relato.

Gracias por visitar siempre mi blog, te lo agradezco mucho.

Abrazos!!

Gio.

Calipso dijo...

Virgi, gran relato, el giro final, la escenografia, como posicionas al lector.

en fin, me encanta.

Un abrazo preciosa!

Malena dijo...

Hay profundidad en tus palabras creando un escenario perfecto para la acción.

¿Podemos aislarnos tanto que no reconocemos nuestros propios actos?

Me ha encantado, Virgi.

Mil besos y mil rosas.

ZenyZero dijo...

El tiempo languidece para quien espera y se escabulle para quien busca.

Virgi!! Tras el relé de un semáforo no hay respuestas, sólo un reloj atrasado.

Un abrazo
Chuff!!
(me gustó)

alfaro dijo...

Hay portales que guardan misterios, y semáforas que nunca acaban de cambiar, y cerca siempre hay alguna figura fumando..., pero llegó Virgi y los convirtió en personajes de un cuento rojo,lleno de misterio, de intriga...
Un abrazo.

ybris dijo...

Terrible.
Perfecto.
A veces somos mucho más que lo que somos.

Besos.

ana sáenz dijo...

me ha gustado mucho, es distinto a otras cosas que hemos leido de ti

un abrazo

LOLI dijo...

gracuas virgi por tus comentarios, se hace lo que se puede, me gustaría tener mas tiempo para trabajarlo más, pero esto es lo que hay

Intro dijo...

Hermoso
hermoso
hermoso.

Para leerlo, una y otra vez.

Un beso.

virgi dijo...

Hola Tanci. No te puedo decir si lo fue o no, porque todavía aguardo el cambio del semáforo.
Besos nocturnos

Me gusta que te guste, Voltios. Un abrazo con alevosía.

Siempre hay otro yo que nos sorprende, María Jesús. Esperemos que no sea tan sangriento. Besos tiernos

Gracias, Sue. Aquí estoy, a la sombra del portal, escribiéndote y mandándote un fuerte abrazo

virgi dijo...

Perspicacia, Haideé. Gracias, bonita, creía que traías las esposas...ya veo que no. Un abrazo y sonrisas a la luz de la luna.

Me alegra mucho que te haya sorprendido, querida Bel. Besos alegres y cariñosos

MBI, espero no te hayas asustado mucho, linda. Besitos.

Ja, ja, ja...buena recomendación, Marichuy. Lo tuyo es sentido del humor. Un abrazo y más sonrisas.

virgi dijo...

Querida Carmen, siempre me alegran tus visitas, gracias con premeditación y nocturnidad. Mil besos

Su recuadro negro, Estimado Sr. Toro, va perfecto a la narración.
Un abrazo fuerte.

Gracias también para ti, Trini. Me encanta que te guste. Y al asesino creo que también. Besos y besos

Acertaste, Edgar. Aún no ha cambiado el semáforo...¿sabes algo de eso? Un abrazo con luna llena

virgi dijo...

"Todos guardamos un cadáver en el armario"...pues algo así, Alicia. Me gusta que te guste, artista.

Gracias Camille por tus palabras. Las saboreo con placer y sonrisas. Besos y abrazos.

Secretos en el portal, secretos en la noche, secretos dentro de cada uno de nosotros...sonrisas, Pedro Ojeda

Reconocerse no siempre es fácil. y menos cuando no nos gusta lo que hacemos. Mi querida Shandy, gracias por tus palabras aquí y en tu casa. Un abrazo fuerte

virgi dijo...

¡Pues que bien, De cenizas! Un lujo qu te haya gustado, besos.

Gran satisfacción, Ñoco, tu aprobación entusiasta. Mil gracias. Keep in touch.

Muy querida Mariel, será que tus brillos se reflejan por aquí, maravilla. Un abrazo, sigo tu vuelo, siempre cautivador.

Perséfone, una sorpresa esta visita. Babilonia tiene hermosas reminiscencias, así que haré esa visita. Besos y gracias

virgi dijo...

Más fantástica tu visita, Athena. Besos y huellas en la ruta de la seda.

¡Ay, Eva! Para mi es un gozada que me visites. Así que...¿qué puedo decirte? que me gustan tus reflejos, tus puntos suspensivos, tus colores bajo la lluvia de París...
Un abrazo, tesoro y más.

Normalmente los monstruos salen sin que nos demos cuenta, querida Gaia. Por mucho que queramos esconderlos, siempre buscan el sendero para enfrentarse a nosotros.
Besos, cielín

Gracias, Gio, a ti, por venir.
Un abrazo grande.

virgi dijo...

Bueno, Calipso, siempre es un placer que a los demás les guste. Gracias...muchas, eh? También besos

¡Hola Malena! Supongo que se puede dar de todo, auanque este sea un caso muy extremo. Rosas para ti también...para mí la duda que me planteas. Besitos.

El tiempo funciona independiente de nuestros deseos. Así que mejor olvidarse del semáforo, sea el color que sea, ¿no te parece, querido Zeny? un abrazo, besos, sonrisas

Bueno, Alfaro, la idea me la dió O'Keeffe y su obra tan sugerente. Un abrazo, siempre colgada de tus hermosos escritos.

virgi dijo...

Y aún más de lo que en algún momento estamos seguros de ser. Nunca acabamos de conocernos, querido Ybris. Un abrazo fuerte, gracias siempre a tu lucidez.

Me gustaría poder cambiar las cosillas que escribo, sorprenderme a mí misma, peo no es fácil. Lo intento, Ana Sáenz. Besos varios

Una alegría verte por aquí, Loli.
Gracias por tus palabras. Un abrazo grande.

Intro, te agradezco mucho tu entusiasmo, me complace un montón. Millón de gracias, igual de besos

Federico García Barba dijo...

Espero seguir leyendo tus cosas durante el año 2010.
Cada vez más intrigado sobre tus intrigas imaginadas e ilustradas.

virgi dijo...

Gracias Federico. a ver si logro resolver este asunto. No sé si Stevenson me podrá ayudar. Un abrazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Se te encoje el corazón leyendo...

Saludos y un abrazo enorme.

Mita dijo...

Es genial!!

Felices Reyes Magos.

He colgado en mi blog una entrevista con tres escritoras espanolas, os agradecería que les hicieseis un comentario en un ratito que tengáis.

Besos

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Un relato de los que no te dejan respirar hast aque llegas al final. Me ha gustado mucho.
Besicos muchos guapa.

Ventana indiscreta dijo...

Probablemente un semáforo en verde nos adentre a una jungla automovilística. Lo prefiero en rojo, con todo su reposo y con todo su degüello.

Isabel Romana dijo...

Muy interesante, esta disociación en la mente del asesino. E inquietante. Feliz año y saludos cordiales.

Inuit dijo...

A veces, cuando no reuerdo algo, me embarga el desasosiego que, por un momnto, me hace moverme en las esferas limítrofes y pienso qué es o no es real y donde me hallo. Es angustioso el conflicto que se genera.
Inquietante.
Inuits

Tempero dijo...

No deja de nutrirnos la sangre. Lo que ocurre es que cuando ocupa un lugar visible y fuera de lugar se convierte en exclamación. Un pausado buen contar este tuyo de hoy bajo el el surtidor de Georgia O'Keeffe,
Calle de NY con luna, 1925.

Fero dijo...

vaya sorpresa.
Parece que tu texto revela una de los misterios humanos: nunca sabemos quienes somos realmente o que somos capaces de hacer.
Excelente texto. Magistralmente logrado.

saludos.

José Ignacio dijo...

Fantástico, me has transportado a "Dark City". salu2 nacho

àngelpvico dijo...

NO sé si preocuparme ... en tus últimos dos relatos veo sangre a borbotones, primero es tu árbol de navidad y después encuentras un muerto ... ¿malos augurios para el 2010? Espero que no.
Como dicen los italianos Tanti Auguri

jordim dijo...

jaja buen texto, si señora, y bien cerrado.

virgi dijo...

Gracias, Hiperión, pero tampoco es pa' tanto, tesoro.
Un abrazo, gracias por tu buen humor siempre

Un abrazo, Mita, celebro mucho que te guste. Ya he visitado tu blog, se aprende con las tres novelistas, sí.
A ver si consigo la de Dido.

Casa encendida, menos mal que es un relato corto, que si no...Bueno, gracias y besos

En rojo siempre pensamos algo.
El verde nos empuja, como bien dices.
Besos, Sofía

virgi dijo...

Isabel, un gran placer recibir tu visita. Te felicito por el libro, intentaré conseguirlo, me atrae mucho ese tema. Un abrazo, gracias por venir.

¿Sabes Inuit que te comprendo muy bien? Hay momentos en que parece que vamos a traspasar los límites que consideramos normales y cotidianos. Y no suele ser una situación agradable.
¡Uf! Besos besos

Es bella la sangre, Tempero. Pero según cómo, cuándo, por qué...
Abrazos

Siempre existe la posibilidad de "tener un cadáver en el armario". Y es difícil aceptarlo. Gracias, Fero, a lot of kisses

Cordelia dijo...

ésa es la primera pintura que colgué de Georgia O´keeffe, la vi y me enamoré

y este año me he regalado una agenda con sus pinturas, la he estrenado hoy mismo :)

Besos

virgi dijo...

Un gustazo tu entusiasmo, José Ignacio y que te recuerde a esa película. Gracias siempre. Beso fuerte.

Es que me encanta el rojo, Ángel. Y el rojo de la sangre me parece un color magnífico, como la vida que porta. Pero tienes razón, he de cuidarme, mucho ambiente extraño me rodea...Un abrazo, anche Auguri per te!

Con lo bien que desarrollas tus historias, es un placer que te haya gustado, Jordim. Besos sangrientos y sonrisas

eva al desnudo dijo...

Querida, eres imprevisible.

Sé buena, pero solo a ratos ;)

ana sáenz dijo...

me haces ver el misterio y buscar más entre las letras

besos

virgi dijo...

Es que G. O'k. es muy sugerente. Y muy personal en todo. Una mujer muy especial. Seguro la agenda está genial.
Besos, Cordelia

Eva al desnudo, don't worry, entremezclo lo uno con lo otro. Gracias por recordármelo, muak!

Bueno, Ana Sáenz, nos busques mucho más, ya ves que el asesino está cerca. Lo que si es difícil es averiguar las razones.¡Es que somos mu complicaos!
Un abrazo

Cordelia dijo...

Virgi las fotografías que hay en Zarandeo no son mías, ya quisiera yo poder hacer esas fotos...no tengo ni cámara

sólo cuelgo fotografías que me gustan

Besos

iliamehoy dijo...

Frío. Rojo. Vida. Muerte. Y ese hilo que lo une todo, para al final, sorprenderme.
Una sonrisa

Marien dijo...

Me recorre un escalofrío al reconocerte en el portal, no me imaginaba este final. Muy expresiva y clara ha sido tu confesión, no cabe duda, todo se te da muy bien.
Besos coloraos

virgi dijo...

Cordelia, gracias por la aclaración. Besos.

Querida Ilia, el hilo que seguimos día a día, con colores o sin ellos.
Pero a ser posible, con una sonrisa. La que te mando.

Gracias Marien, siempre es un placer un piropo así. Un abrazo grande y otra cervecita a tu salud

Clarice Baricco dijo...

Ay! ay!



Abrazos.

virgi dijo...

Muy ocurrente, querida Clarice.
Espero te sea leve, ja, ja!
Besos y un guiño

jorge dijo...

¿Se olvida lo hecho para no tener cargo de conciencia?

Una entrada que se lee sin quitar la mirada de las letras.

virgi dijo...

Solemos olvidar lo que no nos gusta de nuestras actuaciones. Aunque a veces también nos produce un cargo de conciencia exagerado.
En este caso, aún está reciente el hecho...no tengo muchos datos...
Gracias, Jorge, un abrazo

Fernando dijo...

Le falta crueldad: la disociación mental suele ser un atenuante ;D
Corto, con buen pulso y tensión: magnífico. A mí las palabras me inspiran imágenes (quizá por eso no sé escribir en corto); a tí las imágenes te inspiran palabras, por lo que he visto ya varias veces.
Nunca hables con extraños, ?eh?
Un abrazo.

virgi dijo...

Exactamente Fernando. Yo soy muy visual, he chupado bastante cómic, cine, arte...desde jovencilla.
Entonces una imagen que me guste, enseguida me sugiere algo. Me parece mucho más difícil lo tuyo, uf!
Un abrazo agradecido.
También besos, vaya!