miércoles, 20 de enero de 2010

Mascarón de proa

Buscaba el marino la sirena que lo había encantado entre las olas. Recorrió mares y océanos, estuarios, deltas y rías, golfos y bahías, arrecifes, islas solitarias y peñascos en medio de la bruma. Nada encontró.
Volvió a la penumbra de sus días, copiando mapas antiguos de costas desconocidas e inalcanzables. Vagaba entre las tabernas de los muelles, esperando oír una nota, una frase, un eco de un eco.
Una mañana de invierno, caminando por un parque blanco de nieve recién caída, atisbó entre los setos enmarañados, un fulgor de oro, reflejo inusitado en aquel invierno crudo y sin luz.
Marcando sus huellas, como los animales polares, se aventuró en pos del centelleo que lo guiaba. Allí estaba Ella, mitad mujer, mitad pez, aferrada a un cuerno dorado, mascarón de proa, avanzando entre las aguas. La tocó, la llamó, la acarició. Le besó las escamas grises, las caderas heladas, el pelo enroscado, las manos soportando la abundancia.
De nada sirvió. Ya no era Ella, la sirena que lo había hechizado.



Volvió el marino a sus mapas, a su cartografía imaginaria. Ya no pasea por los puertos, ni escucha las historias de los viejos navegantes. Desde la buhardilla donde vive, divisa a la sirena, atrapada entre los setos y la nieve. Aunque el río discurre muy cerca, nada le hará llegar hasta el mar donde el marino la amó.



Por el mar, con el mar.
Para Zenyzero


Fotos, Virgi,
Dresde, diciembre 2009

73 comentarios:

Leo dijo...

Me gusta muchísimo el blog, poco a poco me ire leyendo todas las entradas. Me siento un privilegiado por poder trabajar a tu lado. Gracias por todo.

Miguel Baquero dijo...

Enhorabuena, vaya racha que llevas. Esta entrada es tan buena, si cabe, como la anterior. Me ha gustado mucho.

Çαяłos عmιLιŌ dijo...

El marino que bajo la piel sintió la brisa del océano y el paso lento de una sirena, que entre la mente y el corazón encontró un espacio para habitar...

Saludos

alfaro dijo...

Es precioso y las fotos también.
Un abrazo.

marichuy dijo...

La sirenas, ese mito tan fantástico o esa fantasía mítica. Es triste enamorar de una, para luego perderla o peor, encontrarse con que ya no es como era

Quizá ahora, mientras viaja por los mapas, de su cartografía imaginaria, encuentre un poco de consuelo y alguna noche, hasta escuche el canto de la bella sirena, esa que perdió en medio de los seto llenos de nieve.

Bellas, la historia y las fotografías.

Un beso, querida Virgi

ybris dijo...

Los marinos saben buscar cosas que los de tierra adentro no echamos de menos.
Nuestras sirenas son de otra manera y por eso tenemos que inspirarnos en páginas como estas o la del amigo Zenyzero.

Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Marinos y sirenas.
Que bonito.

Besos.

Máximo Cano dijo...

Tu blog ha sido un descubrimiento.
Volveré a leerte.

Saludos.

TriniReina dijo...

Pero su amor era tan grande que, allí, cerquita de su sirena varada se quedó, desoyendo para siempre, la llamada del mar...

Precioso

Besos

ZenyZero dijo...

Pero qué sorpresa!! Muchas gracias! Es precioso, increíblemente bello.

¿sabes? Me identifico plenamente con él. Yo también me enamoré de una sirena y la sigo buscando. Además soy un coleccionista compulsivo de mapas, reales o de cuento.

Me has hecho un gran regalo y hoy estarás todo el día en mi cabeza, como un mascarón en la proa de un barco antiguo que sobrevive al tiempo.

Muchas gracias! Y un gran abrazo!

Chuff!!

Cordelia dijo...

Me encantó el relato del marino con cartografía imaginaria y la sirena varada

Besos

alicia dijo...

Sirena en tierra, sirena varada. No dejes el mar, tus alas de espuma desaparecerán entre la nieve y él ya no te amará, convertida en torpe anfibio. Cualquier día deja su pedestal y regresa al océano, su reino.
Abrazos con escamas

mariajesusparadela dijo...

Precioso, como siempre, Virgi.
Ayer, curiosamente (la casualidad no existe), no sé en que blog (indagaré y te lo diré) en una barra lateral llena de fotografías vi una con una sirena sujeta a una roca y ponía "perdida". Ahora lo entendí: se perdió primero, se desesperó después, se heló a continuación...
Cuando se habla de búsquedas, siempre nos remitimos al mar, pero, ay, las búsquedas entre la bruma de la montaña.

(Qué bonito nombre Zenizero, que escrito así hace olvidar un prosaico significado)

Camille Stein dijo...

el eco, como el recuerdo, irrecuperable sonido de mares perdidos...

bello texto, Virgi

un beso

Malena dijo...

Mi querida Virgi: Cuando vamos detrás de un sueño siempre lo alcanzamos de una manera u otra.

Es una historia preciosa.

Mil besos y mil rosas.

Fernando dijo...

La mar no perdona las ausencias del amor. La sirena, con el corazón mudo de amor, había dejado de buscar.
Quizá reviviera si el marino tuviera el valor de hacerse de nuevo a la mar con ese mascarón...
Qué bonito, que sencillo y envolvente lirismo, Virgi.
Sigue ahí, a proa, por favor.
Un beso.

GINEBRA dijo...

Virgi, una historia conmovedora, muy bonita. Pobre marino y pobre sirena varada. Besos

carmensabes dijo...

Virgi querida, esto es una historia de amor en su máximo esplendor.

Muchas cosas me sugieren tus palabras, lo perfecto no existe...pienso en eso.

¡Un gran abrazo contadora de historias especialísima!

Fernando dijo...

recorrer con la mirada el mar y saber que las sirenas son algo que todavía hay marinos que las buscan...eso te hace pensar en los misterios o en los sueños...besos.

Voltios dijo...

que buenas virgi, de verdad, me gustaron mucho

Bohemia dijo...

siempre me gustó la palabra mascarón de proa...

iliamehoy dijo...

Hay cantos que se pierden entre la bruma espesa, sirenas ancladas en el recuerdo... y palabras que marcan y quedan...
Como las tuyas.
Hermoso y suave a pesar del frío y la certeza de un mar lejano.
Una sonrisa

De cenizas dijo...

Una auténtica preciosidad. Una historia de amor de verdad.


besos

Casía dijo...

me ha gustado, seguiré lleyendo, un saludo

gaia07 dijo...

Lo más aguerrido y bello de tu relato es ese no a la renuncia.

Un besazo.

jordim dijo...

muy bonito, vaya que sí, y buenas fotos.

Isabel Martínez dijo...

Un bello relato sobre la nostalgia amorosa.

Tienes un blog precioso, lleno de sensibilidad. Me encantó.

Volveré a visitarte.

Merce dijo...

La sirena está hechizada, de algun modo debiera encontrar quien o como romper el hechizo :)

Un abrazo :)

zayi dijo...

Excelente!
Esa es una de las desventajas que tiene el regresar a buscar lo que se ha dejado en el camino. A veces te encuentras algo que no quieres aceptar que siempre estuvo y otras en cambio, te llevas la sorpresa de que ya no queda nada. Seguro que tu marino lo superará muy rápido, es muy reconfortante comprobar que la sirena no era más que un sueño y que la distancia no hizo estragos sino que abrió bien los ojos. Ahora podrá vivir en paz sabiendo que el destino hizo bien alejandolo de ella.
Un besito.

ruben dijo...

El marinero debería estar desolado.Quien buscó antes el sueño del amor fue la sirena: el río la delata."Nadó hacia nunca más hacia morir"
Besos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo prefiero los mascarones de mi tierra y los de Cádiz, chirigoteros hasta la muerte!
jajajaja


Saludos y un abrazo enorme.

Clarice Baricco dijo...

Oh sentí tristeza.


PD. Gracias por la futura bici. Que sean dos, oh, qué pediche, pero es que preparo una colectiva por pares del mismo autor.
Cuando puedas. Será un placer.

Besotes.

tanci dijo...

Primero, las fotos son estupendas Virgi. Luego ese relato poético tan lleno de giros y tan encantador, me ha hecho pensar en que no estoy segura de que los sueños puedan al final alcanzarse... aunque todo el amor lo puede... no sé, deja ver. Seguiré pensando.Gracias por tan bella composición. Un abrazo caluroso.

sue dijo...

Qué frío debe estar pasando el angelote, o es una sirena? Bonita forma de completar tus fotos, dibujas con palabras lo que ellas timidamente sugieren.
Genial!

virgi dijo...

Querido Leo, me has dado una sopresa preciosa. Gracias, sonrisas a tu "amarella", besos para ti.

Me lo pones difícil, Miguel. Ahora ya no sé que colgar después de tus palabras. Las tengo en mucha estima.
Un abrazo grande

Gracias por tu visita, Carlos E.. Un saludo desde el océano.

Un verdadero placer que te guste, Alfaro. Besos a ti y a tu mágica ciudad.

virgi dijo...

Esas historias son dulces y tristes, metáforas de la propia vida. Mi querida Marichuy, gracias por tus reflexiones, aquí y allá. Besitos también

Ybris, escribas lo que escribas, siempre aportarás un ángulo nuevo y hermoso. Mil gracias. Igual cantidad de besos.

¡Ay, Toro! ¿No será esa sirena la que también busca Justi? Guiños y ternura os envío

Gracias, Máximo. Espero que el descubrimiento no te aburra rápido.
Un saludo.

virgi dijo...

Y aún seguirá, porque el amor no entiende de razones. Creo que hasta se olvidó del azul del mar. Un abrazo grande grande, Trini

También un abrazo para ti, Cordelia. Gracias por venir, linda.

Me llegaron volando tus escamas, Alicia. ¿Serán las de la sirena que al fin se echó al mar? Sonrisas

Entre las brumas de las montañas también hay historias maravillosas, sí, María Jesús. Incluso de sirenas en las colinas. Besitos, cofre de energía.

virgi dijo...

Querido Zeny, me alegra mucho lo que me has puesto. Sonrío al pensar que me imaginé lo de los mapas y ha coincidido contigo...parece que a la empatía no le importan las distancias! Un abrazo, gracias por tu entusiasmo, seguiremos buscando y buscando...
(otro abrazo)

virgi dijo...

Si te ha gustado, estimado Camille, es un placer. ¿Qué decirte de la belleza, con lo que tú escribes?
Un abrazo, gracias, gracias.

Los sueños son para intentar conseguirlos, aunque tengamos que confomarnos con trocitos de ellos, como el marino. También besos para ti, Malena.

¡Ay, Fernando, qué lindo! A proa es dificil mantenerse, la nave cabecea y yo mareo demasiado. Lo intentaré, besitos, cielo

No siempre alcanzamos lo que queremos. y el amor entre una sirena y un marino estaba complicado, Ginebra. Sonrisas y gracias por tu visita

virgi dijo...

Artista Carmen, montón de gracias por tus palabras. Como ya dije a Miguel, me lo ponéis difícil, no sé qué hacer ahora...¡uf, uf, uf!
Un abrazo enorme, que me alucinas con tus entradas.

El misterio que encierra una historia de amor imposible. ¿Cómo llegar a desentrañarla?...Gracias Fernando Sarría, besos y besos

Hola Ángel! Gracias una vez más por tus palabras tan calurosas. Eres un sol, seguro. Muak & muak!

A Neruda le gustaba la palabra y los mascarones. Besos, Bohemia, gracias.

virgi dijo...

Me encanta verte por aquí, Ilia. Tu sonrisa se adivina de lejos. Un abrazo sonriente. Y besos también, vaya!

De Cenizas, viniendo de ti, un gran halago. Montón de besos.

Gracias, Loli, me gusta verte y leerte. Un abrazo para ti, varios a tus personajes.

Querida Gaia, has visto algo profundo, esa lucha por mantener la vida ylo que nos interesa, lo que nos hace correr la sangre. Un abrazo bien fuerte, maravilla

virgi dijo...

¡Qué bien que te guste, Jordim! Una alegría que te devuelvo con besos

Hola Isabel, me alegra tu visita, una sorpresa inesperada. El calor de tus palabras me ha encantado. Gracias.

Tal vez cuando llegue la primavera, logre rompr el hechizo. Esperemos, pues. Merce, un cuerno de la abundancia para ti, como el de la sirena, por esas fotos magníficas que nos traes.

Muy querida Zayi, no sé qué decirte. Yo creo que el marino aún la espera. Menos mal que está entretenido en sus cartografías!
Montón de besos, preciosa

virgi dijo...

Gracias Rubén, por tu visita. Te la devuelvo en un instante. Has visto una posibilidad nueva, la del río. Genial. Besos a tu perspicacia.

Un abrazo, Hiperión, por tu buen humor. También unas risas contigo, ¿ok?

Clarice, que recuerde sólo tengo una bici, a ver si me encuentro otra.
Besitos, también por pares.

Hola Tanci! En ello estoy yo también. En pensar acerca del amor, los sueños, las alegrías, la serenidad, los imposibles...¡uy, cuántas cosas! Un abrazo grande

¿Sabes que eso mismo pensé yo cuando la ví en el parque? Estábamos a 0 grados, o menos, y ella tan campante! Un abrazo con sonrisas, Sue, encanto

Franziska dijo...

Es un relato muy bello y la expresión de que, en el fondo de nuestra alma, todos tenemos un imposible que nos alienta a buscar hasta que llega a despertarnos la terrible realidad: no eran ya las mismas circunstancias porque nada vuelve a repetirse por más empeño que ponga nuestro corazón en ello.

Federico García Barba dijo...

Hello, Virgi!
Ya no me visitas. Quizás esta semana te interese.

virgi dijo...

Una simpática sorpresa, Federico. Te sigo siempre, aunque no te haga comentarios. Acabo de dejarte uno bien largo. Gracias y besos

Filoabpuerto dijo...

¡Qué precioso relato, Virgi! ¡te superas día a día! Al igual que el marino de tu historia, hay que seguir en busca de nuestros sueños; ya veo que tú lo haces.

Un abrazote
Merce (Filoabpuerto)

jorge dijo...

Una sirena varada en tierra firme arrastra a un marinero fuera de su habitat.

Personas en lugares equivocados.

¿cuantas personas de nuestro entorno estan en situacion parecida?

Mayte dijo...

Y sigue su rumbo helado...como todas las quimeras.

Un abrazo.

virgi dijo...

Me gusta que vengas, Franziska. Tu sonrisa alegra ese parque helado y le da calor a la sirena.
Besos y besos

Gracias Merce/Filo. Siempre es una satisfacción saber que gusta lo que hacemos. Besos, voy progresando gracias a los ánimos que me dan.

Hola Jorge, gracias por tus visitas. Tus palabras tienen siempre un fondo especial. Montón de besos y ternura.

Las quimeras están tan lejos que no podemos darles ni un fisco de calorcito. Mejor calentarnos en la cercanía. Mayte, te envío una sonrisa con beso, espero que te llegue.

Aroa dijo...

Las imágenes.
El hielo y la nieve son una extraña medicina para el alma.
Precioso.
Aroa

edgar dijo...

Precioso, querida Virgi, me ha conmovido ese amor sin tiempo y sin espacio.
Un abrazo, sigue así

Mediterráneo dijo...

Conmueve la historia, sirenas en la nieve, marinos en perpetua búsqueda.

Una noche soñé que era sirena...!:)

Besos mediterráneos.

Marien dijo...

Estupendo relato, me ha encantado, cada entrada parece insuperable y sin embargo lo consigues en la siguiente. Al final navegando por rios, pero algunos acaban en el mar. Preciosa prosa.
Besos

Inuit dijo...

..y vivir con esa certeza es una muerte en vida. Es un texto bellísimo y a la vez triste. Supongo que me recala en esos paraísos perdidos.
Un abrazo Inuits

virgi dijo...

Aroa, gran escritora, gracias.
Besos besos

También besos para ti, fiel Edgar.
Una lástima no tengas donde visitarte.

Las sirenas se prestan a a muchos ensueños. Y más si somos gente de agua salada, como tú, Mediterráneo.
Un abrazo

Querida Marien, tan fan conmigo. Muchos besos en este río de blogs que estamos, voy ahora mismo a ver si cambiaste la entrada.

Acostumbrada al hielo y la nieve, estimada Inuit, te habrás identificado algo con la sirena.
Mis sonrisas cálidas entre el frío

Calipso dijo...

Este relato, en el que se relacionan tan intimamente sirena cartografo e invierno, me ha emocionado, esta lleno de sentimientos.

Las fotogradias tambien son preciosas.

Un abrazo pequeña!

Miguel Baquero dijo...

Virgi, por favor, mándame tu dirección a mig.baquero@hotmail.com y tendré mucho gusto en enviarte el libro.

Y te reitero mi enhorabuena por tu racha literaria

virgi dijo...

¡Miguel, qué alegría que vuelvas con ese ofrecimiento! Te acabo de escribir. Montón de gracias.
Será estupendo leer un libro tuyo, ya me imagino mi cara cuando abra el buzón...!
Un abrazo, besos, sonrisas...de todo, vaya!

ana sáenz dijo...

los marinos y las sirenas siempre han estado unidos por el sonido del mar

precioso el regalo que le haces

un abrazo

Ñoco Le Bolo dijo...


En Punta Hidalgo vi a tu sirena. Dejó, escrito en sangre, un "te amo" sobre un mojón trapezoidal blanco.

besos

CR ____________________________________
LMA

RMC dijo...

Excelente texto y muy bonito tu
blog, un pacer pasar a leerte.
que tengas una feliz semana
besos.

Jin dijo...

bella historia blanca, Virgi, tiritando despacio bajo el manto de nieve... no siempre sabemos escuchar las sirenas, su canto es sutil y se muere lejos del mar

Caminante dijo...

Demasiadas veces aquello que despierta y concentra nuestro amor, acaba petrificado, demasiadas veces por nuestra mala costumbre de subirlo a un pedestal donde nada puede ser de carne y hueso durante más de unos fugaces instantes.

Bella y melancólica historia, Virgi.

Besos.

Anna Bahena. dijo...

que hermosa historia , digna para esta tarde gris, donde la lluvia cae y el viento sopla... tus letras.

Bellisimo.

Anna.

virgi dijo...

Muy tierno lo de pequeña, Calipso. Gracias, besos y guiños

Y usan conchas vacías para comunicarse, nada de móviles, emails, facebook...
Sonrisas, Ana S.

Por allí pasaré. Gracias, Ñoco, son encantadores tus avisos, es bueno tener un vigía tan eficaz.
Abrazos con escamas y sal

Un saludo también para ti, RMC. Gracias por venir y hacerle compañía a mis personajes

virgi dijo...

Las sirenas nos embelesan con su canto. Luego no sabemos encontrar el sendero entre las olas.
Besos, querida Jin

Nos complicamos la vida, las relaciones, los sentimientos. Difícil que lo fugaz sea perenne.
Un abrazo, grande, Caminante

¡Anna, qué alegría! Mis letras te las llevó el viento. A mi el mar me trajo las tuyas. Gracias, cielo.

Beauséant dijo...

qué pena encontrar una sirena varada en medio de la nieve ...

Athena dijo...

Qué bonito! Pero debería seguir buscando.

Un beso

Paco Merlo Ansin dijo...

¡FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO 2011!. Espero no llegar tarde esta vez.

Rayuela dijo...

pero por algún motivo Ella está ahí, fija, inmóvil...es que en realidad no es Ella?


muy bueno!
un beso*

virgi dijo...

Frío y tristeza allí en medio de un parque solitario y helado.
Beauséant, besos calentitos para ti

Linda tú, Athena. Un placer que te guste. Sonrisas a tus palabras

Más vale tarde que nunca! Buena la ocurrencia, tus fotos son geniales.

Buena pregunta Rayuela. Lo que vemos no es ella, sólo un rastro. Un abrazo

yole dijo...

Hermosas palabras aquí regalas...

Saludos de un marinero de secano.