viernes, 16 de octubre de 2009

La espera





Me dijo que volvería.
Que sólo iba a la plaza, donde los niños juegan.
Ahora la espero cada día.
Expectante, observo los tejados, las cornisas y los balcones.
No sé qué más puedo hacer.
He recorrido las calles, deslizándome sobre los adoquines húmedos, en la madrugada.
Me asomé también a los zaguanes oscuros, olorosos.
Incluso estuve una tarde en la catedral, cuando amarilleaban las vidrieras.
Sólo me tropecé con unas ancianas que dormitaban en un banco.
Las gentes del barrio nos conocían, pero nadie dice nada de ella.

Me aposto en la ventana, huelo, maúllo, araño, observo.
La espero al mediodía, con el sol calentando las tapias y las buganvillas.
De noche, con las estrellas guiñándome su luz.
Al amanecer, cuando recorro los muros y las tapias.

La espero y aguardo, mientras los paseantes me dejan clavado en sus ojos de metal
y me llevan a sitos extraños, como éste, desde donde me miras.
Si la encuentras, dile que aún la espero.














(fotos: Virgi, La Palma)

60 comentarios:

ZenyZero dijo...

Siempre está ahí, la ausencia de quien huye con el corazón y el alma. Por que este mundo es de quienes tienen los pies en la tierra y los ojos en la ventana.

Se fueron los huéspedes de nuestro corazón. ¿Dónde estáis? Todos tenemos alma. Tú también. Aunque el maullido sea tu respiración.

Un abrazo (Es hermoso)
Chuff!!

marichuy dijo...

Virgi

Auch... yo soy de esas raras que adora a los gatos, y el de tu foto tiene un aire de ternura, de amante abandonado; como si de verdad estuviese a la espera.

Dice Silvio Rodríguez en una canción:

"¿a dónde van las miradas que un día partieron?
[....]
a dónde van los pequeños terribles encantos que tiene el hogar, a caso nunca vuelven a ser algo, a caso se van y a dónde van, a dónde van..."

Un beso

Athena dijo...

Iba a decir muchas cosas pero es que la foto de la escalera me ha robado el corazón.

Besicos

TriniReina dijo...

Magnifico poema.

La desesperanza del esperar y saber que en cada minuto muere la esperanza.

Me encantó

Besos

TORO SALVAJE dijo...

Se enamorarán los gatos?
Yo diría que si.

Besos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Las fotos me han hecho polvo... Increibles....

Saludos y un abrazo!

zayi dijo...

El abandono es muy triste en cualquier género...la espera no lo es menos, pero siempre queda la esperanza del regreso.
Me encantó tu texto, como siempre lo dibujas con una delicadeza y un cuidado ejemplar.
las fotos maravillosas, fui a La Palma con poco más de nueve años...me acuerdo muy poco aunque pienso regresar.
Me ha gustado la imagen de ese gato, siempre he preferido a los gatos que a los perros, aunque no tendría valor para abandonar a ninguno.

Shandy dijo...

Los gatos, ellos, tan libres. Sólo cuando entran en celo y se "axaneiran" buscan pareja por la noche maullando desesperados en los callejones.
Tal vez por eso esta historia de un gato enamorado, a la espera de Ella, me resulte tan tierna.
Lo que más ne admira de tus textos es la capacidad de transmitir y aprehender con la palabra sensaciones visuales, olfativas, auditivas que despiertan y generan en esta lectora sentimientos y emociones.
Virgi, muchas veces tengo la sensación de que pintas cuadros con la palabra.
Un abrazo.

Franziska dijo...

¡Qué imágenes! Empezando por el gato. Tiene un rostro tan expresivo e inteligente que sólo le falta hablar -como diría mi madre-. El texto es una maravilla y expresa las emociones de quien no pierde la esperanza y sigue fiel en su búsqueda. ¿Por qué se fue? ¿No se la habrá llevado alguien en contra de su voluntad?

Encantador relato. Un abrazo.

Más claro, agua dijo...

Llegará el momento del reencuentro... Mientras tanto, vive. Y maúlla a tu antojo... También tú eres libre...

;-)

Jeanne dijo...

Sin duda si la llego a ver le diré que la esperas. Sin prisa y sin pausa.

Esperar es un acto más activo de lo que aparenta.

J.

ismo dijo...

Un precioso cuento en palabras e imágenes!

MBI dijo...

X
Tenía cara de querer ver mundo... la inteligencia corre riesgos...
si viene a mi ventana ...
te dejará un comentario
Ahora la tendrás viva e inmortal...
en tu recuerdo.

Carolina dijo...

Me dio una sensación de esperanza triste, de esa que quizás tenía Penélope al tejer esa famosa mantita mientras miraba el mar...

No lo sé, nunca podremos preguntarle...

Volverá a tus brazos ronroneante,
quizá en la piel de otro gatito
para ser arrullado en el invierno...

Lo doy por seguro.
Un abrazo

carmensabes dijo...

Muchas sensaciones llegan con tu delicioso texto, lleno de angustia y deseperación por momentos. Y otros, vive con la esperanza que solo tiene el que espera con amor, el que sabe que si deja de esperar sucumbirá al lado gris de la vida. No quiere, prefiere desesperar esperando.

Preciosa La Palma, divino el gato.

Un abrazo querida Virgi, me haces sentir.

virgi dijo...

Siempre sugerentes tus comentarios, Zeny. Lo de "los pies en la tierra y los ojos en la ventana"...¡precioso!
Un maullido tierno para ti

Pues tal como te veo, esos ojazos son de felino. Me da que eres igual de libre...todo se pega...Besitos y ronroneos.

Por escaleras así suben y bajan nuestros deseos cada día, Athena.
Gracias por venir, besos de escalón en escalón

Esperar. Nos pasamos la vida esperando. Seamos gatos o humanos. Un beso esponjoso y tierno, Trini.

Los gatos creo que sí. Por lo menos en febrero...bueno, eso dicen. Toro, gracias por tu fidelidad, besos y sonrisas

ybris dijo...

Me recordó el poema de Wislawa Szymborska sobre un gato en una casa vacía.
La soledad y el echar de menos son profundos visto desde los ojos de un gato.

Besos.

virgi dijo...

Me alegra, Hiperión, que te gusten. Esa isla es preciosa y está muy cuidada. Un abrazo gatuno.

Zayi, seguro que te gustará mucho cuando regreses. Es dulce y tierna, como tú misma. Besos de peluche.

¡Jo, Shandy! ¡Qué bonito lo que me dices! Montón de gracias, una encima de otra, como una torre. Y encima de todo, un gatito que te sonríe. También te mando un fuerte abrazo.

Franziska, un encanto que vengas. Ya sabes que yo también te sigo. Besos y sonrisas... muchas!

Buena reflexión, Eduardo. Hay que aprovechar el tiempo. Un abrazo y más sonrisas a tu humor continuo.

virgi dijo...

Cierto, Jeanne. Las esperas suelen ser bastante productivas. Miramos las cosas de otra manera. Gracias por venir, muak!

Una sorpresa verte de nuevo, Ismo. Un abrazo grande.

Si está recorriendo mundo, habrá aprendido mucho. Sabía que desde la ventana, las posibilidades no son muy amplias. Besos gatunos también te llegarán, MBI.

Carolina: La esperanza nunca se pierde, no? Puede que hasta los gatos lo sientan, como Penélope. Besos tiernos y almohadillados.

Hola Carmen! una alegría cada vez que vienes. "Sentir", dices. Entonces, ¿cómo llamaré a lo que produce tu trabajo, tan delicado, amplio, fecundo, desinteresado...?
Gracias, maullidos de cariño y abrazos peluditos.

virgi dijo...

Estimado Ybris, después de verte aquí he ido rápido a buscar el poema y es precioso. De camino he leído otras cosas de esa admirable mujer que, cuando le dieron el Nóbel, dijo unas cosas muy sencillas y tiernas y que en ese momento me encantaron, aunque si te digo la verdad, nunca después leí nada extenso, sólo algunas cosas sueltas en la prensa.
Un abrazo, gracias siempre

PÁJARO DE CHINA dijo...

Ese gato bien podría ser yo, bien podrías ser vos, bien podría ser cada uno de nosotros. Son preciosas tus palabras precisas para nombrar el arte entrañable de la espera. Esa vocación. Y la espera podría ser la del amante, la del sueño cumplido, la de la promesa en pie, la del huérfano que busca una casa donde entibiar sus huesos.

Los textos entrañables son así. Se abren para que quepan todas las cosas del mundo.

Un abrazo.

PÁJARO DE CHINA dijo...

P.S.: Me quedo leyéndote.

Miguel Baquero dijo...

Luego dicen de los amores perros... pero donde estén los amores gatos

Camille Stein dijo...

y cada maullido es como suspiro

y todo día, la completa noche, una estela de esperanza...

un beso

Merce dijo...

Si soy sincera te diré que no me gustan mucho los gatos, ellos allí y yo aquí, sencillamente nos respetamos mutuamente (igual tiene algo que ver que soy piscis jajaja) Pero no quita que reconozca su inteligencia, su belleza y su discreccion :) Si aun encima leo tu texto y veo la foto de ese lindo gatito, chica vas a conseguir que los adore. Es precioso, precioso, una bonita y hermosa lectura :)

Biquiños mil :)

jorge dijo...

Si no sales a buscar, dejas el reencuentro totalmente en manos de la otra persona y las circustancias que le han hecho partir.

¿Es buena idea?

Ñoco Le Bolo dijo...


… con la mirada atenta…

Y que no pierda nunca la esperanza. Aparecerá en cualquier momento.

... un beso desde
CristalRasgado & LaMiradaAusente
_______________________________

Calipso dijo...

La soledad y la espera, me encanta Virgi, es muy emotivo, las palabras que escoges me transportan y las fotos me llenan de calma soleada.

Un abrazo!

Filoabpuerto dijo...

Es muy dulce, Virgi, esa VERDE espera de verde mirada en verde ventana.

¡ Volverá, seguro !.
Nadie que ha despertado tanto amor y ternura, abandona la escena sin más.

Abrazos

Merce (Filoabpuerto)

virgi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
edgar dijo...

No soy muy amante de los gatos, pero este ejemplar me parece cautivador.
Las fotos las encuentro muy acordes con su vida felina.

eva-la-zarzamora dijo...

No me gusta la espera,
será que perdí mi alma de gata.
Quienes no me conocen, dicen de mí que soy impaciente.
Pero tal vez sea como ese gatito tuyo,
y espere desde el tejado,
taimada,
mirando y
esperando.

Besitos, Virgi, tan bello relato como todos los que te vengo leyendo desde siempre ;)

gaia07 dijo...

Si te encariñas con alguien que no se rige por tus signos, costumbres, identidad, y desaparece, no alcanzaras a entender qué sucede, a saber qué hacer, te moverás dentro de tu mundo indagando pero comprendiendo que será imposible encontrarle, si no vuelve.

La estupefacción del “no entender” solo te deja espacio para la esperanza.

Que entrañable me ha hecho sentir, espero que vuelva cuanto antes a su lado.
Un beso Virgi.

Ventana indiscreta dijo...

Virgi, el texto tiene sinuosidad y hermosura. Pero lo pones en voz de ese gato y no me lo creo. Ese gato está la mar de espabilado y para nada denota pesadumbre. Dime, ¿a quién estaba mirando?

àngelpvico dijo...

Es tu gato?
Como siempre el no saber te martiriza. Y se trata de tu gato, genera un desasosiego interior difícil de explicar.
Muy chulas tus imagenes, fantasticas tus palabras.

-Pato- dijo...

Hermoso texto, que me ha hecho pensar que no es ficción, que se ha ido en serio y estás allí esperándola.

Vas a ver que regresa :)

Besos.

virgi dijo...

Pájaro de China, espero que no estés aún leyendo...un abrazo, gracias por venir.

¡Que ingenioso, Miguel! Por no hablar de los amores periquitos, que dicen que son eternos...¿o ésos son los de las palomas?
Besos con maullidos sonrientes

Camille, un lujo tu visita, gracias. Muchas, muchas.

Me ha dicho el gato, Merce, que te agradece tus palabras. Que si conocieras a su especie, te encantarían. Éso me ha dicho. Yo aprovecho y te mando un beso.

Pues estamos en ello, Jorge, en hacer lo posible por encontrarla. Yo también le ayudo. Un abrazo esponjoso

virgi dijo...

Yo no pierdo la esperanza...el minino, no sé. Ya te cuento. Un beso

"Calma soleada", dices, Calipso. ¿Sabes que el tiempo estaba así como lo dices cuando saqué esas fotos?
Un abrazo calentito

Hola Merce/Filo! Me has hecho fijarme en el verdeverde, genial lo que dices. Un beso de esperanza

Edgar, el gato estaba en su puesto, observando. Luego, cuando ví los muros, los patios...también lo veía a él. Besitos y ronroneos.

Querida Eva, yo te veo en algo como los gatos: libre.
Gracias por tus comentarios, eres un cielín, muak, muak!

virgi dijo...

Esperar algo de quién no sabemos casi nada es difícil. Entre gatos tal vez sea más fácil...¡como los humanos somos tan raritos!
Un abrazo, Gaia, me gustan tus reflexiones, aquí y allí.

Sofía, tu siempre al acecho, ¿eh? ¿Ya olfateaste que el gatito anda en otros menesteres?
Un abrazo felino

¡Hola Ángel! El minimo lo ví así, tal cual.No tengo gatos, pero no me importaría pillar uno como éste...parece tan tierno y listo!
Besos y algún ¡miau!

Por ahora no ha regresado. Por lo menos no me lo han dicho. La espera siempre es más cruel cuando no sabes los motivos.
También un ¡miau! tierno y cariñoso para ti

Haideé Iglesias dijo...

Me seduce esa bajada enmarcada entre verdes...
El gato otea, algo que vuela, algo que se mueve... son tan expresivos...
¿Esperar? Mejor no. Mejor vivir :)
Y los cristales en el muro, que poca sobrexposición del que lo ha puesto, jejeje...
Un abrazo atrapado en esa mirada felina...

Bel M. dijo...

Sí, es hermoso, como dice Zenyzero, ese ser capaz de ponerse en el lugar del otro, y un otro tan igual y diferente. Estoy leyendo una encantadora novela "Firmin" cuyo protagonista es una rata escrita también en primera persona.
Un abrazo, Virgi.

Lola Torres Bañuls dijo...

Es hermoso pero triste. Esa espera es triste.

Un abrazo.

Tempero dijo...

Siempre tuve gatos. Pocos eran mansos. Ahora no tengo ninguno. Pero aún conservo las ganas de hacerlos rabiar. Así que tu gato a mí me preguntaría poco por Ella. Lo que sí le diría, por si no lo sabe, es que las tapias tupidas de cristal no son nada recomendables para los paseos. Mi infancia está plagada de esas tapias y a buen seguro evitaban que nos las saltásemos (hasta que lográbamos romper los cristales a pedradas). Fui muy rebelde de pequeño, y muy trasto.

Besos.

mia dijo...

Muy fuerte y cargado

de bbelleza propia

de un corazón alado!

besos

virgi dijo...

Sobreexpuestas o no, je, je, te mando un guiño, querida Haideé. También besos gatunos

¡Hola Bel! Ya te puse algo sobre Firmin, que me encantó. Un abrazo tierno, como tú.

Es triste cuando intuímos que no volverá. Pero si tenemos alguna esperanza...cambia algo, no?
Ronroneos cariñosos te llegan, Lola

Buen consejo, Tempero. También yo conozco esos rebordes cortantes y amenazadores. Te imagino rebelde con causa y precocidad. Un abrazo

Gracias Mia, por tu rápida visita. Un abrazo grande

June dijo...

Qué bonito, Virgi.
y las fotos.

Marien dijo...

Hola Virgi,
Preciso y preciso tu historia de espera y desespero. Me han encantado las fotos, no lo conozco pero lo tengo como pendiente. Me encanta leerte, aunque no sé si realmente esperas al gato, debe ser que sí, siempre me voy por los tejados como un gato sin dueño y creo que el gato no es gato.
Muchos besos

Bohemia dijo...

Hay cierta desesperanza en la espera...

Ñoco Le Bolo dijo...

• con la mirada atenta…

• Información: Si lo deseas, Blogger te envía un correo cada vez que recibes un comentario. Así no tienes que repasar todos los posts.
Pasear... es un placer.

• saludos CR & LMA
____________________________

virgi dijo...

Linda alegría ver ese semblante de payaso por aquí. Gracias, June. Besos.

Muy contenta por tus palabras, Marien. Es estupendo cómo te explicas respecto a lo que lees de mí. El gato sí es el gato. Sonrisas y besos.

Casi siempre hay algo de ansiedad y angustia en la espera. Menos cuando es segura y deseada. Bohemia, un miau tierno y cariñoso.

Gracias de nuevo, Ñoco. Ahora me entero de lo que me dices...¡es que indago lo mínimo en éstos medios! Un abrazo entre gatos y gorriones

kat dijo...

Preciosas fotos de esa búsqueda incansable..., seguro que cuando deje de buscar aparece por qualquier rincón, siempre ocurre...

un besote muy fuerte

virgi dijo...

Querida Kat, me da mucha, pero mucha alegría leerte. Me ha dicho el gatito que sí, que ya ha aparecido, que gracias por el interés y que ahora ya no se asoma tanto a la ventana. Que si pasan y no lo ven, es que está ronroneando en su compañía.
Muchos besos, muchos

lebasi dijo...

volverá, cuando el desamor le arañe en las entrañas, ten por seguro que volverá... (preciosa gata y preciosas fotos).

Clarice Baricco dijo...

Ayy duele..duele.
La primera foto, la del gato, me encantó.
Lindas imágenes.

Abrazos.

lebasi dijo...

volvió?

Fernando dijo...

Beatus ille... Dichoso aquél, aquélla a quien esperan sin desesperanza y con firmeza. Quizá no hay mayor riqueza en la vida.
Hermosas fotos palmeras, Virgi.
Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

¡Qué hermosura!

virgi dijo...

Lebasi, Clarice, Fernando, Paradela: me demuestran que es lindo volver a echar la vista atrás. Siempre hay sorpresas. Como sus visitas. Besos inesperados y gracias, gracias

(Lebasi, aún no ha vuelto...)

Adormidera dijo...

Me suelo despertar dicharachera pero ante lo que he leído aquí pierdo palabras y gano en vergüenza.
Sólo decirte que estuve, que volveré, aunque no sea a quien se espera.
Por experiencia (no gatuna) sé que quien regresa nunca es quién fue, se fue y se espera.

Tus fotos me han impactado. Quien no volvió también miró esa frontera de botellas rotas, fotografió gatos en las ventanas durante un paseo por santa cruz, mientras yo sonreía desde lo alto de una escalera sin pensar que sería la última vez.

Tantos animalitos perdidos...

virgi dijo...

Ahora te descubro, Adormidera. Ya veo que vienes desde cerca del gato. Preciosa isla.
Gracias.
También un abrazo