miércoles, 19 de noviembre de 2014

Confianza



Amanece y las nubes dicen que hoy lloverá. 
Ajeno a los anuncios, se viste ropa ligera y sale a la calle. 
Hace frío y del cielo gris caen unas gotas. Su misión ya sabe cuál es, ir a contracorriente, no puede fiarse sólo de indicios como hacen los demás. Su piel le dice que hará calor y allá va, protegido con sus creencias.
Cuando en la esquina un chaparrón casi lo tumba, sigue impávido, sin arredrarse, bien se habla a si mismo de que todo son apariencias.
En la siguiente manzana intenta saltar un vado, pero resbala y se cubre de fango. Una vez más, continúa con la cabeza alta, entre paraguas, impermeables y charcos cada vez mayores. 
Su seguridad lo lleva al borde del barranco, donde ya corre un buen caudal. Sonriente, ninguna señal es suficiente. Como un niño sin conciencia, baja una veredilla y se acerca a tocar el agua. Sonríe, ¡bah, un hilo apenas!

Nada lo salva, el agua lo engulle mientras su confianza se ahoga entre el barro, las piedras que rebotan y el agua tumultuosa.


Fotos y texto, Virgi

84 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...

Prime !!!

virgi dijo...

Ja ja ja...¿estabas al pesque o fue casualidad?
Un abrazo, querido chico.

virgi dijo...

Bueno, sea lo que sea, gracias por venir tan presto y tan simpático.
Y besossssssssssss.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Se pasó en la confianza en sí mismo, está claro.
Mientras unos somos unos inseguros por naturaleza, otros derrochan seguridad en sí mismos, así es la vida.
Un abrazo bien grandote, querida Virgi.

virgi dijo...

Y otros, dudan entre una cosa y la otra.
En fin, Isabel, que nunca llueve a gusto de todos.
Muchos besos,amiga.

tecla dijo...

Es que a veces parece que el agua nos llame y no nos podemos resistir a su hechizo.
Agua bendita, Virgi.

cristal00k dijo...

Jo! Buena metáfora. Medir nuestras fuerzas, es a veces complicado.

Besos***

virgi dijo...

Es la fuerza de la Naturaleza, Tecla,que cuando llama a nuestra puerta, es imposible no abrirle.
Aunque en este caso hay mucho de exceso de seguridad en si mismo.
Besos también para ti.

Genín dijo...

Pobrecito ¿No?
Espero que no la palmara de esa forma, con lo desagradable que tiene que ser tragar todo ese lodo...:(
Besos y salud

virgi dijo...

Mejor no confiar demasiado en ellas, Crystal, pocas veces tenemos las de ganar.
Un abrazo salpicado de besos.

virgi dijo...

Pues no sé, Genín, pero ciertamente, debe ser horrible.
Menos mal que esto es una metáfora.
Besos abrazos, chicarrón.

Arantza G. dijo...

Hay seres que se empachan de si mismos, luego pagan caro su confianza.
Besos

virgi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
virgi dijo...

Esto debía pasarle a unos cuantos que nos gobiernan, tan pagados de si mismos, soberbios y alejados de la realidad.
Que sepas que me encanta tu visita, Arantza, un abrazo bien grande.

diego dijo...

Es preferible ir a contracorriente, aunque esta te acabe arrastrando en el acantilado, a dejarse llevar fluyendo sin una protesta ni una rebeldía ni un pataleo. Fijo que ese hombre llevaba una sonrisa en su cara :)

Alí Reyes dijo...

No sé si hablar de tu blog será la excusa para hablar de las Canarias o viceversa

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Vaya final Virgi, no me lo esperaba. Muybueno tu micro, me ha gustado mucho. Felicidades.
Besicos muchos.

virgi dijo...

Acertaste, Diego, no se le cambió esa sonrisa ni cuando desapareció entre el lodo.
Aunque pa' mi gusto lo encuentro demasiado empecinado y algo soberbio.
Besos y abrazos.

virgi dijo...

Pues no sé, Tigrero, según tú lo veas. La distancia nos hace ver las cosas de forma distinta a cuando estamos cerca.
Abrazo sobre las olas.

virgi dijo...

Gracias, Nani, es muy de agradecer el entusiasmo que siempre me regalas.
Un besote.

Carlos dijo...

Un final inesperado y magnifico

Isabel dijo...

A veces los extremos se tocan cuando olvidamos los peligros, ¿sucumbiremos también nosotros por esperar algo mejor que lo que nos han traído?
Bueno, rendirnos nunca.
ABRAZO

Tesa Medina dijo...

Este personaje es un tonto, porque dudar es de sabios y los temerarios que ignoran todas las señales acaban tragados por el abismo.

Un relato con varias lecturas que me llev a esas personas se creen en posesión de la verdad absoluta, y no sólo no ven las señales ni escuchan a nadie, sino que nada más les interesa lo que ocurre a un metro de su ombligo.

Y hablando de cosas luminosas y agradables:

Había una canción que decía "Me gusta el amrillo, es mi color"

Siempre que entro en tu blog, Virgi, me viene a la cabeza.

Un color muy visible con mucha luz y calidez.

Un abrazo,

Juan L. Trujillo dijo...

Con la naturaleza, nos solemos tomar demasiadas confianzas y terminamos por no tratarla como se debe. Y así nos va.
Y lo digo, además, por que me temo que a partir de esa prospecciones iniciadas, los amaneceres de esa bella tierra tuya, van a ser menos luminosos.
Un abrazo.

mjromero dijo...

La naturaleza es indomable y el hombre va vadeando como puede, claro que un niño al borde un barranco y aunque solo sea un hilo de agua...
Muy bueno el texto, muy sugerente el final y muy bonitas las fotos.
Un abrazo.

a volvo dijo...

:) ¡Pobre! Confiar en uno mismo es muy reconfortante y nos permite lograr cosas que creíamos fuera de nuestro alcance, pero, un mal uso de la misma puede surtir el efecto contrario, como suele pasar en cualquier tipo de exceso.

tD1b, Virgi.

Darío dijo...

Puede que nuestra mayor fortaleza resida en reconocernos débiles frente a todo... Un abrazo gigante pero frágil.

Ginebra dijo...

Muy acorde el post del aguacero con las borrascas que sufren por tu tierra en la última semana.
La autoconfianza es necesaria, tanto como la razón o la cordura, ¿no crees? Intentar ir a contracorriente no siempre tiene un final feliz...
Besos

De barro y luz dijo...

El auténtico peligro está en ignorar el peligro. ¡De desconfiados está el mundo de los vivos lleno! :))


Bss

Isolda dijo...

No estoy segura de lo que leo, intuyo que hay una metáfora en ello. Pero sí afirmo, como siempre, que tus entradas son preciosas, con unos textos y fotos que me dejan tocada.
Tambiéb me encanta el amarillo que luces a menudo.
Besos cariñosos.

ñOCO Le bOLO dijo...


Y... es que no hay nada como tener fe. Lo peor de la fe de algunos es que pretenden arrastrarnos con ella... y a veces lo consiguen. Así nos va.O sea...no te fíes de las señales.

Y que fotos... ay, criatura...
¿para cuando la máquina nueva?

· un beso

· LMA · & · CR ·

Esmeralda dijo...

La fe,como dice ñOCO o la ignorancia... ésta es mu atrevida.

Buen relato Virgi
abrazos

marichuy dijo...

Y pese a todo, parece que ni el el último momento perdió el buen ánimo.

Es bueno, no sólo riesgoso, ir a contracorriente. No obstante, creo, hay una delgada línea que separa a la autoconfianza de la soberbia...

Un abrazo, querido Virgi






virgi dijo...

Me alegra tu comentario, Carlos, un beso y bienvenido.

virgi dijo...

Nada, de rendirnos, nada, Isabel. Así sea la corriente más poderosa.
Un fuerte fuerte abrazo.

virgi dijo...

Temerario, demasiado seguro de si mismo, arrogante.
¿O quizás era el fin que buscaba?
Tesa querida, está bien que te gusten mis amarillos, ya viste la cámara con que los pillo, pero gracias a los consejos de nuestro común amigo, creo que pronto cambiaré de aparato, con lo que espero mis colores sean más equilbrados.
Te lo haré saber jiji
Abrazo gordo regordo.

virgi dijo...

Ojalá no suceda lo que todos esperamos, Juan L. Un derrame en estas islas sería un gran desastre, en fin, como en cualquier lado que lo haya sufrido, más otro poco por la dependencia que hay del turismo.
Un beso grande.

virgi dijo...

MJ Romero, te agradezco mucho esas palabras.
El final casi era previsible, no crees?
Besitos besitos

virgi dijo...

Sin comentarios, querida Volvo, tú ya los has explicado requetebien
Por cierto, ¿no se ahogará así alguno de nuestros soberbios mandamases, tan seguros ellos de lo que la corriente no les pilla?
Besos, te van volando.

virgi dijo...

Tener esa conciencia ya sería mucho, Darío. No sé, no sé...quizá los poetas.
Besos y un guiño.

virgi dijo...

Ir a contracorriente tiene sus méritos, pero emperrarnos en ello, a veces no es saludable. Ni para el cuerpo ni para el espíritu.
Ginebra, un abrazo grande y tierno.

virgi dijo...

Y en eso los Gatos son unos fieras auténticos, a qué sí, apreciado Luis?
Un besote, sonrisas también.

virgi dijo...

Exacto, Isolda, la metáfora de la seguridad absoluta e inconsciente.
Besitos, no logro encontrar un blog para visitarte, sólo a veces en fb.
Abrazos varios, por todos los que no te he dado últimamente.

virgi dijo...

Hay señales y señales, querido Ñoco. En mi caso, ya estoy atendiendo a las tuyas acerca de cambiar de máquina, ves como tu paciencia dará sus frutos?
Un abrazo y montonazo de gracias por ser como eres.

virgi dijo...

Atrevimientos peligrososque nos llevan lejos y sin vuelta.
Esmeralda, besos y besos

virgi dijo...

Esa es la línea que deseamos mantener firme, aunque muchos la traspasen sin un criterio equilibrado, querida Marichuy.
Besos muuuuuuuuchos.

Isolda dijo...

Nunca he tenido blog, querida. Me limito a comentar los que sigo, así que no me busques más que en fb, Isolda Wagner.
Muchos besos, siempre.

pfp dijo...

más que confianza, libertad, hasta para llevar la contraria al cielo ...

saludos, virgi

Patricia Nasello dijo...

Quién podría decir que nunca fue (se comporto como) tu protagonista?
La confianza mató al gato, decimos en Argentina.

Besos desde Córdoba, amiga!!!

Beauséant dijo...

Nadie dijo que ser uno mismo fuese sencillo :)

Lo de ir contracorriente es un arte y, como tal, debe ser sufrido...

V dijo...

Tremendo...directo pero con mucha trastienda. Me encanta ese fatum y me quedo pensando en ese final....tal vez seamos asì...epicureos disfrutando del desastre.....un abrazo

Sue dijo...

Oh, pensé que al final su voluntad vencía. 😢

mar dijo...

Es lo que hay cuando nos pasamos creyendo en nuestras posibilidades y olvidamos a la madre naturaleza.
Abrazo

Mercedes dijo...

Por seguros que sean los indicios, y apenas un hilo de agua, la corriente siempre acaba arrastrando.

Una alegría volver hoy por aquí, Virgi. Besos.

virgi dijo...

¡Ah, Isolda, cierto! Ya lo sabía pero lo había olvidado, es lo que tiene la edad.
Bueno, gracias a ti por volver, por tu delicadeza y atenciones.
Un fortísimo abrazo

virgi dijo...

Incluso, pfp, "tomarlo por asalto" jeje
Besitos

virgi dijo...

Esta bien el refrán, Patricia, por aquí tenemos alguno parecido pero ahora mismo no me viene a la cabeza.
Y sí, todos hemos adolecido alguna vez de ese tipo de excesos. Y de otros.
Un abrazo inmenso.

virgi dijo...

Más bien, altamente complicado, Beauséant, tiene muchos riesgos. Tantos.
Besos y besos

virgi dijo...

Disfrutando del desastre en el que nosotros mismos nos hemos metido para luego quejarnos. Es que somos un mar de contradicciones, querido Víctor.
Abrazo y besotes

virgi dijo...

Es que su voluntad era parte de la naturaleza que lo arrastró, Sue, tesoro.
Finales tristes casi siempre, ay!
Besitos montones

virgi dijo...

¡Vaya, Mercedes, que no tengo forma de devolverte tus visitas! No habrá algún caminito que desconozco? Indícamelo, porfa.
Besitos y sonrisas, gracias por venir.

virgi dijo...

¡Oh, Mar, que te me escapaste, claro, como no pones nunca foto!
Efectivamente, querida, hemos olvidado su poder, su peligro y también su generosidad.
Te vuela un abrazo

XuanRata dijo...

Delimitar los límites, esa es la principal y más difícil tarea de la rebeldía.

Besos, Virgi.

virgi dijo...

Supongo sean los límites que hemos de traspasar, Xuan, esos que la costumbre hace que veamos como parte de nuestras vidas.
Un abrazo

Sole dijo...

Muy bien puesto ese símil "Como un niño sin conciencia…. A veces nos comportamos como tales :)

bsÖs, Virgi.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Qué hermosa es la lluvia, Virgi.

Alfredo J Ramos dijo...

Y cuántas buenas ideas provoca (la lluvia, digo). Siempre hay que atreverse a desafiar al temporal. Pero también hay que saber medir las propias fuerzas. En esa balanza veo moverse este relato, hijo de la lluvia, me imagino. Besos.

mariajesusparadela dijo...

Ahí me veo: moriré así, pero, te lo aseguro, sonriendo y sin echarle la culpa a nadie.

ANTIQVA dijo...

Sabias reflexiones, amiga... Asi es la vida...

Un abrazo fuerte

Isabel Barceló Chico dijo...

Estremecedor. Somos tan ciegos... Un abrazo admirado, querida virgi.

virgi dijo...

Y es que nos gusta vernos así, Sole, como niños esperando que alguien nos regañe.
Besitos, besitos

virgi dijo...

Pues no recuerdo, Alfredo, sí fue precisamente hijo de una lluvia reciente. Tampoco importa, porque a mí me encanta cuando llueve, me hace muy feliz.
Es que lo tenía escrito hace meses y se me ocurrió colgarlo ahora, que ando escasa de inspiración.
Un besazo.

virgi dijo...

Ja ja ja ja, María Jesús, de eso estoy segurísima, tienes coraje y arrestos pa' eso y pa' mucho más.
Un abrazo y gracias por el recorrido que has hecho en mis entradas.

virgi dijo...

Sí, Antiqua, así es la vida, y así somos a veces. Y otros casi siempre.
Beoss besos

virgi dijo...

¡Ah, Pedro, la lluvia! Hermosa, vivificante, generosa.
Beso y abrazo

virgi dijo...

Gracias, querida Isabel, me alegras.
Iré ya mismo a ver si has recuperado tus vías romanas, tan didácticas.
Un abrazo bien grande, enorme.

Franziska dijo...

Así nos ha pasado a algunos muchas veces que no queremos hacer caso de barruntos, predicciones o sensatos avisos y sin perder la confianza, llegamos hasta el barranco de la vida, y ésta nos engulle. A veces, consigues sobrevivir y te escabulles y te pasas la vida jugando al sobresalto del oca en oca y tiro porque me toca. Y porque el sentido común es el más ralo de mis sentidos pero a pesar de todo, sobrevivo.

Buenas imágenes y texto atractivo que da lugar a la reflexión aunque, como en mi caso, sea personalizada. Es decir, conseguí hermanarme con tu personaje, me siento afín. Un abrazo.

José Núñez de Cela dijo...

Es posible que no se mojara :)


Saludos!

virgi dijo...

Querida Franzis: unas veces por orgullo, otras por querer ser originales, otras por llevar la contraria o no fiarnos de los consejos, lo cierto es que muchas veces queremos ir por libre confiando demasiado en nosotros mismos.
Y pasa lo que pasa.
Un besote, de los grandes.

virgi dijo...

Pues mira, José, esa posibilidad, no se me había ocurrido, ya ves.
Y sí, podría ocurrir, viendo al personaje.
Un saludo y bienvenido

tanci dijo...

Pues ir a contracorriente no está nada mal...después de tanto tiempo hasta me he acostumbrado y todo... Pero tal vez en el equilibrio está la mesura. Aunque pensándolo bien, tal vez el personaje iba decidido a ir a por todas. O no midió bien hasta dónde podía llegar. Espero que no haya sufrido mucho. Me gustó esta forma de contarlo y de seguirte hasta el final. Siempre las fotos me capturan. Estoy empleando una tuya para hacer alguna práctica de acuarela. Veré que sale de ella. ;-) Un fuerte abrazo, Virgi.

virgi dijo...

Yo creo que se fue como quería Tanci, cabezón y "camocho", como dicen en mi sur.
Ya me dirás de esa acuarela, será un orgullo verla, he de pasar a verla. No,mejor me avisas y de camino hacemos algo más.
Un beso. Y nada, que no hay rdepr, qué desilusión.
;) ;) ;)

LA ZARZAMORA dijo...

Quien poco arriesga, nada tiene...
pero la prudencia es un arma de doble filo...
Y entre esa corriente del todo o nada, prefiero seguir pensándomelo mientras.
:P

Besos, mi tesoro.

virgi dijo...

Zarzamora, bien sé que eres de las que se arriesgan, valiente y corajuda siempre. Aunque a veces haya que recular para salvar el pellejo.
Un besito, guapa