viernes, 19 de septiembre de 2014

Otra injusticia consumada





Otra injusticia consumada.
Un matrimonio casi octogenario, expulsado de SU casa, gracias a los manejos de un vecino, los errores del procedimiento y el poco interés de algunas instituciones.
Después de más de treinta años de convivencia ejemplar, se ven en la calle, en una calle desalojada de coches y gente por las Fuerzas de Seguridad de un estado que ya es más policial que de derecho. Una calle, solitaria a la fuerza, acordonada por decenas de agentes de toda índole,  que, por no dejar, no dejaban ni pasar al panadero con su coche de reparto.
En un país donde un tipo como Blesa se siente ofendido y asiste al juzgado como si fuera un arcángel; donde un “honorable” nos roba sin fin y sin vergüenza, no podíamos esperar que a estos dos ancianos se les respetara el derecho a conservar su propiedad, sin haber hecho nunca una maldad, pero habiendo recibido no una, sino muchas y de las peores.


Sabemos que han aguantado años dolorosos y abusivos gracias al apoyo de la vecindad. Es justo esa ayuda las que nos lleva a confiar más en lo colectivo que en las instituciones, a esperar un mañana donde los derechos realmente existan, los canallas tengan su castigo y la gente laboriosa y honrada consiga la tranquilidad que cada día nos roban impunemente.





26 comentarios:

Franziska dijo...

Virgi cuánto siento que esto haya pasado y comprendo tu indignación y todo lo que sientes por esta injusticia pero ¿Qué se puede hacer?
¿Se les puede ayudar de algún modo?
Todo menos guardar silencio ante los atropellos.

Un abrazo. Franziska

XuanRata dijo...

Aun no creemos lo suficiente en nuestra capacidad para cambiar las cosas. Aun son pocos los que salen a la calle. ¿Que tiene que ocurrir todavía que no haya ocurrido ya para que de verdad algo cambie?

Juan L. Trujillo dijo...

No conozco el caso, pero me uno a tu rabia, porque los veo y me veo.
Estoy con Xuan, empezamos a ser demasiado condescendientes con las injusticias y por eso se aprovechan.
Un brazo.

Genín dijo...

Lo sacaron hoy en el telediario, se me rasgo el alma...
Besos y salud

De barro y luz dijo...

Nuestra arma es el voto... pero hay una mayoría que lo vende por un plato de lentejas ideológicas mientras mucha gente muere de hambre del de verdad.
¡Canallas!


Bss

Esmeralda dijo...

Esto que está pasando es un atropello tras otro ... ojalá cambie pronto pero no creo que haya motivos para el optimismo.

Un abrazo Virgi

ANTIQVA dijo...

Lamento lo que dices, amiga... Que tiempos tan chungos estamos viviendo... Ojala todo vaya cambiando ya mismo...

La inmensa mayoria de la gente ya esta mas que harta...

Un abrazo fuerte

V dijo...

Hoy tengo por estas tierras al de las inshidiass. Ha venido a hacerse la foto en el mundial de vela....que lo disfrute....el dia de su deshaucio està cada vez mas cerca.

pormitripa dijo...

La humanidad se va a la mierda. Que asco de ver todo el rato noticias así.

virgi dijo...

Gracias por la solidaridad, ni ganas tengo de contestar uno por uno, como acostumbro últimamente.
Sólo repetir que este país se ha convertido en el basurero de los derechos, las ilusiones, la justicia.
Una porquería inimaginable.

Darío dijo...

Terriblemente doloroso, que la justicia siempre se aplique a los indefensos. Un abrazo.

a volvo dijo...

Pues te leo y... me he quedado sin palabras, querida, y por una vez casi me alegro porque se me ocurren unos cuantos adjetivos que no me atrevo a escribir y por más que dijera, no alcanzaría la fuerza con que las tuyas lo expresan. ¿102? y cuántos más citan las estadísticas? ya ni me acuerdo! Ya no nos debe quedar ni un ápice de dignidad porque de tenerla la estiraríamos como un chicle imposible para atar y apretar bien fuerte a todos estos chorizos hasta que soltaran la pasta por el lagrimal.

¿La Justicia? ¿Esa quién es? no sé, no caigo.

Tenemos un hermoso país que no merecemos porque, para disfrutar de la belleza, lo primero que hay que tener es sensibilidad.

Te felicito por esta denuncia.

Y te felicito por el 102 porque a pesar de re-contarnos un (nada nuevo) suceso, tan lamentable e incoherente, no has podido escapar de la poesía que te define. Gracias, Virgi.

“El sabio no tiene necesidad de nada y sin embargo, le son útiles muchas cosas… y al necio, en cambio, no le es útil nada –porque no sabe usarlo- pero siente necesidad de todo” Séneca.

Me solidarizo con tu cabreo. ¡Mierda de país de necios!


tD1b, y más.




marichuy dijo...

Terrible, triste… Y mientras los mayores criminales de este mundo, los banqueros, siguen haciendo negocios, prohijados e impunes.

Un abrazo

marichuy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tecla dijo...

Cuanto más nos roban los poderosos, menos derechos les quedan a los débiles.
¿Revolución francesa?

Beauséant dijo...

perder la casa es perderlo todo, de un plumazo pierdes la única cosa sólida que tenías en tu vida. te toca empezar de nuevo, sin fuerzas y desnudo.

Que esto ocurra en un país que se gasta miles de millones en rescatar bancos sólo da una idea de como nos hemos dejado pisar en estos últimos años.

Franziska dijo...

Es desolador y parte el alma pensarlo. Aquí no hay piedad con nadie ni para nadie, se sigue poniendo en la calle a millares de familias y son pocos los que se atreven a estar delante de la puerta defendiendo los derechos de esas personas decentes. Tenemos unas leyes que parecen haber sido hechas por la zorra para defender su derecho a entrar en el gallinero.

Un abrazo y comprendo como te sientes. Franziska

tanci dijo...

Pues uno se siente impotente de tanta injusticia. Creo que algo te escribi en el "feisbu" Uno no entiende tanta avaricia y tanto ensañamiento... Y lo peor, que la justicia parece que no tiene ni corazón ni ojos de humanidad.¿Qué les queda a esta gente? Tristeza es lo que siento. Besos.

Nómada planetario dijo...

La escala de valores está pervertida en este país desde hace muchos años. La Justicia, un mito, como La Arcadia feliz.
Esperemos que el Colegio de Abogados asuma este caso con un mínimo de ética profesional.
Besos.

ñOCO Le bOLO dijo...


Leo aquí después de haber leído tu post posterior.
Hay poco que decir que no se haya dicho y pensado por la gente de bien. Se nos ha caído el cielo encima, hace ya tiempo, al comprobar que el 'estado' no es para los ciudadanos sino un simple mecanismo para unos pocos. No es que se haya invertido o variado la escala de valores, es que ya no hay valores.. Ahora ya no podemos ver atisbos de injusticia o crueldad. Estamos instalados en ello, es omnipresente. Mientras esto sucede hay una población atontada, embrutecida, drogada por el panem e circenses, por la telebasura y el fútbol, que vive ajena al ejercicio del poder, llamado voto a revolución. Y siempre tiene que quedar la esperanza, más roja que nunca, para que algo cambie.

· un beso... y disculpa el rollo

· CR · & · LMA ·


Tesa Medina dijo...

Que más se puede decir, pienso igual que Ñoco, o le damo ya la vuelta a esta inmundicia de mundo o nos hundimos todos en la barbarie.

Tenemos que echar a los que nos desgobiernan ya, pero también hay que hacer una labor de pedagogía con la gente que sigue ignorando a los que sufren, que se deja manipular y machacar y sigue votando a los que no les tienen en cuenta.

Ya somos una sociedad domesticada y nos podemos convertir pronto en una jauría sin corazón que se despedaza por los despojos que nos echan los amos del cortijo.

No puedo comprender que la justicia sea capaz de poner en la calle a estos ancianos. Me cuesta creer que hayamos retrocedido tanto.

Siento y comparto tu rabia y asco, Virgi. Es una pesadilla.

Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Siempre la sociedad civil está por encima y es más solidaria que las instituciones y trata de resolver donde los poderosos (léase justicia y poder) se equivocan y lastiman. Pasó con el prestige y para con la plataforma de afectados por la hipoteca. Pero el caso de esta gente, clama al cielo.

virgi dijo...

Gracias de nuevo, hayan venido antes o después, conozcan el caso o no.
Ciertamente, la justicia está desaparecida más de lo que quisiéramos.
Besos y esperanza de que este país mejore.

LA ZARZAMORA dijo...

Es terrible todo lo que está ocurriendo. Y sólo se cuenta con la generosidad de las personas, y el entorno, mientras las instituciones sólo piensan en cómo seguir llenándose los bolsillos.
Esto hay que pararlo... como sea ya.

Besos.

Sue dijo...

Espero que el Ébola se lleve a toda esta gentuza que nos gobierna.

virgi dijo...

Eva, Sue, un abrazo.
Fue tan triste como los miles de desahucios que se han realizado en este país deshumanizado, bochornoso, vergonzoso, donde los derechos son para los poderosos.
Besos a las dos.