jueves, 22 de noviembre de 2012

Renuncia




Encendió el ventilador. Los papeles volaron, el balcón los recibió con sus brazos de balaustre, bien abiertos. Cogió los libros y los fue tirando por la ventana, unos caían en el jardín, otros llegaban aún más lejos, al borde del estanque. Sus libretas de notas las troceó con el potente brazo de la cocina. Abrazó los lápices con un calcetín viejo y los metió en el horno, a fuego lento.
Nada dejó de letra impresa, hacía tiempo que se había deshecho de los recortes de periódico. Le quedaban las cartas, aquellas cartas de un amor de juventud que le marcaron los primeros pasos para ser un escritor de éxito. Con las tijeras de podar las hizo pedazos.

Ahora tenía una tableta y la vida por delante.
 





                                            
para Lucy


                     Fotos Virgi

82 comentarios:

Isabel Barceló Chico dijo...

Impresionante, virgi. Y qué estúpido pensar que la tableta puede suplantar las horas de trabajo, los dibujos laboriosos, las cartas escritas con el corazón, la memoria de toda una vida encajada en piezas diminutas, un fotografía, una caja de recuerdos, un bolígrafo viejo y ya sin tinta... Cualquier día ese escritor de éxito descubrirá que dependende por entero de otros y, más en concreto, de quienes fabrican las pilas o suministran la electricidad para recargarlo: una multinacional. Besitos y felicidades por este escrito genial.

Sole dijo...

Un aparato muy cómodo; una ventana abierta al mundo y a todas sus posibilidades pero que no excluye la decepción, ni los desengaños.

bSöS.

virgi dijo...

Ah, Isabel, linda chica, gracias! Respondes a todas las preguntas que podría hacerse el personaje en un futuro no muy lejano.
Aún así, ja ja, cualquier día hago lo mismo, tanto papel, tanto, tantísimo.
Un fuerte abrazo, a ver cuando vuelves.

virgi dijo...

No hay tableta, Sole, que cure esos males, no.
Besos besos

salambó dijo...

No me esperaba una tableta después de Grecia y sus maravillas, pero me has hecho sonreír.
Besos, muy ocurrente.

Cabopá dijo...

Magnifico texto...
Yo no pienso tirar nada, de nada. Las únicas tabletas que tengo son las de chocolate que, por cierto me encanta,negro y amargo.

Besicos, amiga.

Unas fotos maravillosas, tienes un estilo muy particular.

Sue dijo...

La única tableta que tengo es la de chocolate. Un 70% de cacao. En la nevera.
Me quedo con el papel impreso y escrito a mano, aunque sin el pc no te hubiera conocido :)

Un beso.

Isabel Martínez Barquero dijo...

¿Y por qué han de ser excluyente? Antes también enfocaba estas cosas a lo "blanco y negro; ahora creo que existe matices, que cabe el gris. Me explico: la técnica no tiene que privarnos de nuestros pequeños tesoros, cada cosa en su lugar y ya está.
Con respecto a los libros, pienso que en el futuro no se tendrán tantos en las casas como ahora, sólo los muy señalados para sus habitantes, pues el resto estarán metidos en los lectores electrónicos. Si lo pienso fríamente (y no con el corazón), hasta le veo su gracia, pues no harán falta tanto espacio, tantas estanterías ni se acumularé tanto polvo que hay que limpiar de forma concienzuda.

En fin..., que me enrollo... El texto es muy bueno, magnífico. Lástima que sólo sea un escritor con tablet, le falta glamour.

Un abrazo muy grandote.

VICTOR VERGARA dijo...

No sé si romper, de esa manera tan drástica, con el pasado es bueno. Total, por una tableta, jjjj y éxito.
Preciosa prosa poética.

Un beso, Virgi.

Genín dijo...

jajajaja Mira que tenia que estar cabreada...jajaja
A mi me ha encantado...
Besos y salud

Arantza G. dijo...

Me angustia llegar un día a destrozar así mis recuerdos.
Besos

virgi dijo...

No creas que no sentiría yo algo parecido, Arantza.
Besos, tesoro.

ñOCO Le bOLO dijo...


· No sé si mi abuela hubiera tenido una tableta... De niño, en su casa, me dedicaba a tirar los libros por la ventana. No sé cuántas historias se habrán perdido por aquellos aires. Ella nunca me riñó. Tal fuera porque había demasiados libros en su casa.
Tu relato es hermoso.

· BdPH

·CR· &·LMA·

·

virgi dijo...

¿Y tienes tú parte de esos libros? No de los que tiraste, sino de los que se quedaron esperando que volvieras, semillas de sabiduría que sembró tu abuela.
Besos, cielo.

ismo dijo...

También se puede mirar por otro lado: hay más de un libro que me gustaría hacer desparecer con un solo click.

Isabel Expósito dijo...

¡Qué buen micro! No podría desprenderme de los míos, me parece. Me gusta ver sobre mis estanterías los que he leído y disfrutar repasando los que esperan ser leídos. Sin embargo, las viejas cartas de amor, esas se han ido marchando de a poquito. La realidad del amor cotidiano y tangible, se impone.
Ha dado mucho de sí este micro tuyo, Virgi! Un abrazo

Myriam dijo...

Hay momentos en la vida que un cambio radical es necesario, otros basta con cambiar algunas cosas. la vida siempre está por delante, la esperanza también y todo el horizonte.

Un beso, Virgi, y gracias por tus palabras de bienvenida en casa

Pluma Roja dijo...

Muchas veces es bueno deshacerse de todo papel las cartas también pasan no se puede vivir pegados a un recuerdo.

Me gustó mucho este micro.

Besos Virgi

Aristos Veyrud dijo...

En toda metamorfosis lo que no queda en el corazón es porque nunca ha estado ni estará.
Abrazos!!!

virgi dijo...

Eso es una síntesis lúcida, Aristos. Besos!!!

Laurita dijo...

Varias veces cuando era adolescente también hice un expurgo de mis escritos. Ahora me arrepiento. Un saludo

virgi dijo...

Hola Laura, bienvenida.
Yo también rompí muchos escritos de jovenilla, total, no se perdió nada.
Un beso

claudia dijo...

No hay miedo a demasiados nos encanta escribir con un lapiz o con un boli y habrá libros siempre aunque sean manuscritos.


Me encantan tus fotos.


besos


Aldabra dijo...

¡y que viva la modernidad!

¡y que se escriba y se lea en lo que sea!

pero que se escriba y que se lea.

biquiños,

Darío dijo...

No no no, no puedo verme en ese lugar. Dios no lo permita. No! Un abrazo.

pluvisca dijo...

Que hermosas fotos haces Virgi...

Hay que dejar el pasado, cerrar puertas, pero es tan difícil!!!

Besos guapa

V dijo...

Lo de hacer borrón y cuenta nueva es algo hasta terapéutico. Pero dos cosas te voy a decir. La primera que la alusión al estado de ciénaga estancada y la foto que pones me parece excelente.
Y la segunda, que me gustaría saber por dónde queda el susodicho jardín, para ir a pillar algún que otro libro. Un abrazo.

Isabel dijo...

Como yo soy de papel todavía creí, al leer tableta, que se iba a suicidar. Me alegro de que fuera la electrónica la que hizo que limpiara los armarios.
Es muy bueno el micro, virgi.
Yo estoy a favor de todo, pero eso sí, cuando se abarate.
De todas formas cuando veo la cantidad de pasadas con el mismo dedo sobre una pantalla, temo que tengamos alguna atrofia de los otros.

Abrazos.

Tesa Medina dijo...

Pero nada como el papel, el tablet para la leer la prensa y poco más.

En lo único que estoy de acuerdo con el protagonista es en deshacerte del pasado que sólo te concierne a ti. No deja para los tuyos nada escrito que les inquiete.

Pero jamás metería los lápices en el horno, qué ocurrencia, Virgi, adoro tener recipientes por la casa llenos de lápices de grafito y colores bien afilados.

Un beso,

pfp dijo...

sabia decisión, yo soy, pro-tableta, electrónica, y de chocolate, me parece una solemne tontería pensar que solo se escribe con el corazón utilizando lápiz y papel, a mí me lo van a decir, que no utilizo otra cosa¡¡¡

besos Virgi

mateosantamarta dijo...

Hace poco -dos días- recibí aún una carta por correo ordinario: un lujo. No las voy a romper y -de momento- no me compro tabletas que no sean de chocolate -me acabo de comer unas onzas-. Eso si me apunto a mirarme en ese espejo -Narciso, yo- y a traspasar con mi mirada ese cielo infinito. Un beso y que siga viva la belleza, cada uno que la envase donde quiera. Un beso, Virgi.

Juan L. Trujillo dijo...

Tableta o papel. Libro o e-book. Lo importante son los sentimientos, se plasmen donde se plasmen.
Y saber guardarlos. Es bonito poder vivir dos veces.
Un abrazo.

virgi dijo...

Yo no haría nada de lo que ha hecho el chico éste...¡a quién se le ocurre!
La tableta lo tiene obsesionado, aunque seguro que si yo tuviera una estaría igual je je...
O peor, creo.
Besitos a todos, por su condescencia y entusiasmo.

Franziska dijo...

Algunas veces es bueno romper con todo y si lo nuevo supone una esperanza, un cambio apasionante, quizás merezca la pena.

Claro que yo soy mayor y acepto las cosas de antes y las de hoy -ni las sobrevaloro ni las menosprecio- están ahí y ambas pueden convivir.

De cualquier manera, lo que tú has querido plasmar es la ruptura con el pasado y hay que reconocer que la imagen que has buscado es buena además de tener un doble sentido. Ingenioso.

Esmeralda dijo...

Compaginar no reemplazar.
Esas palabras dulces escritas en papel y desgastado de tanto leerlo es un placer.

Besos Virgi

Anna Bahena dijo...

Y pitó el cielo.
Triste y bellisimo...

Un abrazo Virgi, un abrazo a ti a tus preciosas letras.

Anna.

Pamisola dijo...

Demasiado tajante la decisión.
Aunque el teclado es muy práctico,es precioso escribir a mano de vez en cuando, por ejemplo, una carta. ¿Llegará el día que no conozcan ni el papel?

Las fotos una pasada, Virgi.

Saludos

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Desacerse de todo lo escrito a cambio de una tableta, ummmm. Yo lo hubiera pasado si me resultara más cómodo, pero..., pero para tu imaginación todo es posible y además, preciso.
Besicos muchos.

marichuy dijo...

Uff, qué fuerte. Temo que la paleta delante de ella no estará "tan en blanco": al final somos lo que hemos vivido, leído, escrito... Hay cosas que ni cortándolas con las tijeras podadoras conseguimos arrancarnos.
O tal vez sí... Ojalá si eso es lo que ella desea.

Un beso, querida Virgi

virgi dijo...

Ni las más poderosas tijeras logran trocear algunos recuerdos, querida Marichuy.
En fin, cada uno se busca sus estrategias.
Besos.
Sin recortes.

Juan Yanes dijo...

Hay muchos escritóres ágrafos. Es una forma de entender la escritura... No sabía lo de balaustre, es preciosa la definición que da el de la RAE: Cada una de las columnitas que con los barandales forman las barandillas o antepechos de balcones, azoteas, corredores y escaleras.

edgar dijo...

Yo no me deshago de mis libros ni por cien tabletas que me regalen. Con lo importante que son para mí. Ese chico no está bien :)
Besos

Verae dijo...

Sería genial conseguir deshacerse tan fácilmente de los recuerdos, lo más duro sería, entonces, dar el paso y tomar la decisión.
Me gusta el papel, me gustan los lápices, me gusta garabatear mis neuras.

Te dejo un beso, virgi.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

A veces hay que tirarlo todo para tener un buen comienzo.

TriniReina dijo...

Pero no será lo mismo.
No, la tableta no da el calor al alma que da el papel.
Tirar los libros por el balcón me parece un sacrilegio, aunque hay algunos que...:):)

En lo que estoy completamente de acuerdo es en romper aquellas viejas cartas.

Besosss

Elvira dijo...

Me encantan tus encuadres... Y tus palabras. Con los años me voy volviendo cada vez más visual.

Besos

virgi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
virgi dijo...

Coincidimos también en eso, apreciada Elvira, yo también soy muy visual.
Un abrazo. Cariñoso cariñoso.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Muchas gracias Virgi, eres un encanto. A veces andamos con demasiadas prisas...
Besicos muchos.

ana dijo...

A veces hay que soltar el lastre para caminar más ligeros y nuevos. Qué pena que no se puede hacer lo mismo con lo que llevamos dentro y duele.

BESICOS.

Ginebra dijo...

¿Y no se arrepentiría este señor que dejó de ser analógico para convertirse en uno más del montón de forofos de la tecnología?.
Yo no lo hubiese permitido. En mi presencia no lo hubiera hecho:)
Está genial tu relato y tu mensaje.
Besitos

XuanRata dijo...

Para cada tipo de soporte una muerte diferente, adecuada, muestra del amor que les tiene a las palabras. Podemos imaginarle ya un cortocircuito fulminante a la tableta.

La segunda foto me encanta.

Besos.

Ladelmedio dijo...

Aquí cada cual, con lo que prefiere. Pero renunciar a tanto, da miedo. Yo no tengo tableta, pero tengo mil libretas.
Lo mejor, que me ha gustado tu relato, con lo que lo hayas escrito.
Un abrazo.

ruben dijo...

Yo hago todo lo contrario. Compro estanterías por internet(Imotiu) para poder dar vida a tanto libro.Tengo tantos poetas muertos que la paga de Navidad(no soy funcionario) ya la tengo comprometida con los anaqueles.

virgi dijo...

Pues yo me propuse hace un par de décadas no ocupar con estanterías ciertas zonas de la casa, y al cabo de unos años, tuve que tragarme la propuesta.
Ingenua.

Sarco Lange dijo...

Lo mío es más simple. No tengo muchos libros. No tengo ni siquiera biblioteca. Sólo tengo cigarrillos.

Un beso Virgi, eres linda.

Verónica C. dijo...

A mi me gusta el cuaderno de toda la vida, aunque no te apego a el como una lapa.
Cuando está lleno y todo en formato digital, fuera.
Siempre llevo el cuadernito.
La tablet para jugar al tetris y para viajar (diccionario, callejero, buscador de hoteles y esas cosas) No me resulta práctica.

Seguro que Lucy inicia la nueva etapa bien, con le cariño que demuestras, seguro.

Tus fotos... ah, tus fotos, virgi, son hoy tan hermosamente sugerentes...

Besos


tanci dijo...

¡Y yo que tengo un montón de recortes de revistas para encuadernar! Qué desface el mío... ;-) No puedo dejar de lado lo impreso, lo táctil, lo visual...aunque las tablets están robando la huella personal a una gran mayoría. ¿Qué hacer?. Si no uso la tablet no puedo leer libros digitales propiamente hechos para esos formatos.Dudas cibernéticas, pero me gusta más leer parsimoniosamente detrás de esos balaustres con esas fotografías tuyas como paisaje acompañante. Un fuerte abrazo.

Mayte dijo...

La belleza de las palabras nunca podran ser borradas por la tecnología d el aque huyo si puedo...es una tonteria sentir que todo se condensa en un aparatejo sin vida propia.
Un beso grande!

silvia zappia dijo...

qué final de último minuto!!!! hasta dí un salto!
pobre hombre, no sabe lo que hizo.

abrazo, maestra*

María Socorro Luis dijo...


Bueno, la tableta también resulta cómoda...

En este caso te ha servido de pretexto para un hermoso texto.

Todo mi cariño. y un larguísimo abrazo.

mar dijo...

Leyéndote no sé si comprarme una, guardar los libros, regalárlos, dejar lo de la tablet...en fin, te diré si hao algo al respecto.
Besote, Virgi.
(eso sí, me ha encantado)

mar dijo...

(jo, siempre tengo algún error, perdón, lo de acento es un fallo)

Albada dijo...

El papel, con humilde origen de celulosa, tiene un olor y textura que la tableta no puede alcanzar.

Los cambios orquestados y al galope de los deseos, combinando el limpiar con el pasar página.

Muy buena relación foto-texto.

Un abrazo literario, y en papel cuadriculado, ese sin futuro y con pasado.

diego dijo...

Romper el pasado, hacerlo trizas, cambiar la letra escrita en cartas y libros por las tecleadas o bajadas de no sé qué espacios invisibles. Yo creo que no es del todo posible, las trizas siempre andarán volando por ahí, como las nubes de tu preciosa fotografía.

Eva Letzy dijo...

Como si la tableta fuera lo mismo...
Me gustaron mucho las fotos Virgi, sobre todo la segunda.
Un besito

virgi dijo...

El escritor me dice, a través de su tableta, que les envíe besos.

(* dijo...

¡Y a mí que me gusta tanto el callo que me salió de niña de tanto que escribía con lápices!

maria dijo...

Con lo bien que huelen los lápices al afilarlos, no sabe ese hombre lo que se pierde!
Lindo, Virgi.
Y simpático.
Y besotes.

Esilleviana dijo...

Solo se me ocurre un ... gracias por escribir. Sabes mirar con seis o siete ojos, adaptándote a todo lo nuevo. Somos pura acomodación y nueva aclimatación... a los ordenadores y nntt, a la nueva situación económica y social que vivimos, al cambio de opinión y a las distintas reformas que sin querer hacemos y tú, lo sabes mejor que nadie.

Un abrazo :)

Rayén dijo...

Que interesante es ver como todo pasa y todo cambia, tu texto lo muestra muy bien.
La tecnología es fantastica pero los libros me parecen románticos y nobles.
Como siempre es un tremendo agrado visitar tu espacio, amiga.
Muchos abrazos.

mjromero dijo...

Las cartas eran bosque, como mínimo ramas del bosque ya que usó las tijeras de podar.No podrá hacer lo mismo con la tablet, la poda será muy distinta.
Un abrazo.

Unknown dijo...

el final de la historia es sensacional.
Saludos
David de observandocine.com

Fernando Santos (Chana) dijo...

Belas fotografias....Espectacular....
Cumprimentos

virgi dijo...

¡Ah, montonazo de gracias a todos!
Besos y más, más besos

gaia07 dijo...

Hay veces que con una retirada a tiempo se puede ganar una gran batalla.
Un abrazo

Alfredo J. Ramos dijo...

Excelente micro, Vrgi, como tuyo. Dan ganas de preguntarle al protagonista cómo hizo para conquistar la envidiable libertad de convertirse, de un día para otro, en un hitita cibernáutico, tan ligero de equipaje. Qué placer debe encerrar el librase, sin miedo ni cargo de conciencia, del cotidiano naufragio entre papeles. Claro que la tableta también podía ser... (ejem, ejem) una simple aspirina... Le doy vueltas.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Con tableta o sin ella, dan ganas de comenzar de nuevo, conservando solo aquellas cartas. O el primer beso.

virgi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
virgi dijo...

Gaia, Alfredo, Pedro, un trío delicioso para soprenderme con la agudeza que siempre tienen.
Besos besos besos

José Luis Ríos Gabás dijo...

Fotografías hechas de nada, me gustan mucho, que lo sepas.

Un abrazo

virgi dijo...

Gracias, José Luis, viniendo de ti es un gran piropo.
También te abrazo