miércoles, 7 de septiembre de 2011

Pupila y palabra XXIV




 Ligereza


 Se calzó los patines y se metió en el lago. Las yerbas de las orillas estaban heladas, casi ni se veía el senderito que, desde su casa, tenía que recorrer hasta la superficie pulida y brillante. El reverendo Robert Walker desafiaba la gravedad vestido como un caballero a pesar de las calzas negras. Cada tarde de invierno, justo a las tres, patinaba una hora en el lago de Duddingston, un pueblecito pequeño debajo de la mole del Artur’s Seat. Allí se olvidaba de que la torre normanda de la iglesia pedía ser remozada, de que sus feligreses no eran todos lo fieles que deberían, o de que en Sheep Heid Inn se trasegaba más de la cuenta.
Con la parsimonia de un convencido ministro de la Iglesia, sereno y concentrado, se deslizaba con una ligereza envidiable, mientras los ánades cruzaban el cielo y el atardecer teñía de un rosa levísimo el hielo, las nubes y su semblante.
Solo las más de las veces, durante una hora recordaba su infancia holandesa, al borde del mar y los canales. Con la vista en el infinito, el abrigo al viento y los brazos cruzados sobre su pecho de creyente y practicante, el reverendo Robert Walker, esbelto, algo dandy, patinaba cada día, un rato antes del té, dejando las huellas de un avezado deportista sobre el espejo enorme del agua congelada. Abrigado, seguro de su equilibrio, nos muestra un perfil insólito, como si, en tanto se desliza, tuviera la perfección a su alcance, el alma en paz y el cuerpo dispuesto para cualquier acrobacia sin que se le mueva el sombrero, ni la brisa agite el pañuelo.




Sir Henry Raeburn, 1756/1823
Rev. Robert Walker patinando en Duddingston Loch
Galería Nacional de Escocia


Patos en la orilla de Duddingston Loch

64 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Alucino.
Tienes un cerebro prodigioso.
Genial.

Besos.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Las imágenes son...absolutamente luminosas...

virgi dijo...

El pequeño pueblecito de Duddingston tiene varias curiosidades, entre ellas, el pub más antiguo de Escocia. Es lo que dicen.
Y del reverendo Walker también se dice que fundó la Sociedad Patinadora de Edimburgo.

Kisses, kisses y gracias por venir.

virgi dijo...

Gracias, chicos.
En lo que escribía el comentario se me adelantaron vds.
Besos a los dos.
Y más gracias por el entusiasmo.

ñOCO Le bOLO dijo...


· Eso es... creatividad. Tomas un reverendo, me le pones unos patines, y te salen las letras dejando esquirlas de hielo por las esquinas. Un lujo.

· b d PH

CR & LMA
________________________________
·

La Zarzamora dijo...

Ligereza y delicadeza las tuyas para recrear de la imagen una prosa de leyenda.
Patinar por ellas es toda una aventura sin límites.
Mira que eres buena!
Besos, preciosa.

María Socorro Luis dijo...

Sí, Virgi, mira que eres buena!

Y mira que eres linda!!!

Besosybesos

virgi dijo...

Ja ja...las lindas son ustedes, que me hacen aprender cada día.
Pues más gracias por tantos piropos.
Y montones de besos.

Cabopá dijo...

Que bien has descrito la observación de una obra de arte...
Qué bien fluyen las palabras en este texto...
Qué inspiración tan amable y generosa...
Qué bonicas estradas nos regalas siempre...
Tú si que sabes...
Besicos.

Leonel Licea dijo...

Precioso, Virgi, y siempre esas imágenes que tan bien se esposan con lo que dices.
Enhorabuena.
Un Beso.
Leo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Qué bello texto para una imagen que desconocía y en la que tienes razón, todo es ligero y en movimiento.
Qué belleza.

De cenizas dijo...

He "visto" la escena al leerte. Me recuerda la prosa de Kazuo Ishiguro.


besos

ANTIQVA dijo...

Bellas palabras para describir todo lo que envuelve una imagen cargada de magia...

Un abrazo, amiga

tanci dijo...

Aprendo amiga a mirar más allá de la pintura. A través de tu semblanza y de tus ensoñaciones, aprendo. Y aprendo a ver esa ligera sutileza del reverendo,perdiéndose un poco cada día justo antes de la hora del té. Su ritual nos lleva a elevarnos más allá de las perfectas pinceladas. Tan ligera la pintura cómo tú en expresarnos esa bella combinación de palabras y obra de arte. Tu obra de arte ha quedado ratificada. Muchas gracias Virgi por tanta belleza. Un abrazo.

Mayte dijo...

La ligereza de la vida se engarza delicada en tus palabras, se hunde profunda en cada pincelada y descrube secretos ocultos tras cada trazo...eres...divina.

Besotes.

TriniReina dijo...

Hija mía, lo has bordado.
Cómo que me ha parecido estar en la orilla mirándolo patinar.
Maravilloso

Besos

Sue dijo...

Seguimos en Edinburgh, bien! Contigo estoy aprendiendo a apreciar el arte pictórico (que no es mi fuerte) porque tus narraciones son magníficas!
GRACIAS.
¿La última foto es tuya? Qué pasada!

Un beso de jueves-viernes :)

diego dijo...

La sonrisa de siempre cuando te leo (y releo) "Solo las más de las veces...", me gustó esta expresión.

V dijo...

Suena my bien eso de desafiar la gravedad como un caballero. Muy inspirado,la verdad. Y que decir del sitio´de la foto, aunque está muy bien como está y mejor no tocarlo, no dejo de pensar que es ideal para hacer un picnic... Saludos

(* dijo...

Me has hecho recordar esas felices y bellas imágenes de los patinadores de Lartigue:

http://3.bp.blogspot.com/-_UX2sRSlgeM/TcuMMDwBLsI/AAAAAAAAD0Y/UE26K74yZVk/s1600/bois+de+boulogne.jpg

http://www.google.es/imgres?q=lartigue&start=90&um=1&hl=es&sa=N&rls=com.microsoft:es:IE-SearchBox&rlz=1I7SNYK_es&tbm=isch&tbnid=sSh1RqM7tufQsM:&imgrefurl=http://rashomon.blogspot.com/2006/03/photography.html&docid=hv5zgkQ4J5CX1M&w=275&h=208&ei=yWdoToShCsnKswaa0dSaAg&zoom=1&biw=1058&bih=603&iact=rc&dur=121&page=7&tbnh=134&tbnw=200&ndsp=15&ved=1t:429,r:10,s:90&tx=200&ty=12

(* dijo...

No deja verlas, ¿verdad? Probemos con esta: http://bp2.blogger.com/_iOXMN7wSWz4/RxTEd2xdrMI/AAAAAAAAACY/KOnaUuJeeYQ/s1600-h/eislaeufer[1].jpg

Thornton dijo...

Sigues en forma, Virgi.
Es un auténtico placer leerte.

Besos.

GINEBRA dijo...

¡Qué fantástica forma de mostrar una obra pictórica!!!! Me encantó, me encantas tú a mí.
Besos

mercedespinto dijo...

Qué maravilla de texto para tan sugerente imagen.
Genial y creativo este post.
Un placer leerte.

Nacida en África dijo...

Mi querida Virgi: Estoy segura que esas sesiones de patinaje serían para él una terapia para olvidarse de las preocupaciones y poder hablar con su alma. Es un delicioso escrito.

Brisas y besos.

Malena

Otra vez a viajar al olvido dijo...

Hola Virgi! Vine a contarte que el estaré en España en algunos recitales de poesía y también para seguir presentando mi novela, Detrás de las sonrisas. El 29-9 estaré en Cordoba, en la Tetería Omundo, después, el 6, 7 y 8 de octubre en Ourense, y del 15 al 19 de octubre en Zaragoza. Ya te iré diciendo los lugares y si se agregan otras fechas. Saludos.

marichuy dijo...

Qué gran historia le has construido al reverendo Robert Walker. Y qué belleza de imágenes.

Un beso querida, Virgi

Encarni dijo...

Pero que bonita senda ha hecho la imagen entre tus palabras, un espléndido recorrido patinando hasta nosotros a través de tiempo y del espacio.

Muy bueno.

Besos, muchos.

Isabel dijo...

Asombrada me tienes de ese discurrir tan sabio en la narración de esta cotidianidad tan serena, que tan bien casa con las bellas imágenes que siempre nos ofreces.

BESOS DE ADMIRACIÓN.

ARO dijo...

Me he sentido patinar por tu prosa, tan tersa y elegante.

Miguel Baquero dijo...

Sin embargo, en el oleo yo creo que se refleja un poco de esa altivez eclesiástica que no le abandona al hombro y que le impide patinar con verdadero gusto

Rayuela dijo...

delicia y luz*

Nómada planetario dijo...

Un poco más y adivinamos hasta el menú del reverendo. Imaginación al poder. Te ha quedado la mar de romántico el relato.
Besos, reventado de la bici.

virgi dijo...

Sopa del día, seguro. ¡Y lo buenas que son! Besos, Nómada

Milu dijo...

Tu prosa es de una altura sublime!. Virgi eres impresionante.
Pintas palabras, Consigues el más difícil todavía, hacer arte del arte.
Me voy mu impresionada.
Besos a raudales

virgi dijo...

¡Porfi, Milu, tampoco es pa' tanto!
Muchas gracias y muchos besos, eres un sol, ya te lo he dicho.

zayi dijo...

Impresionante Virgi! eres admirable!

Un beso.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Preciosa historia y precioso cuadro inspirador, ¡eres genial!
Besicos muchos.

Elvira dijo...

A mí me ha parecido un trocito de una novela genial. ¿Para cuándo el resto?

Enhorabuena y besos!

Belén dijo...

Me gustan mucho las fotos, Virgi, gran gusto!!

Besicos

Tesa dijo...

No sé que ha pasado con mi comentario anterior, pero bueno resumo:

Virgi es genial el relato, las imágenes, incluido ese reverendo patinador.

Eres una artista. Un beso.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estupendos las cosas que nos dejas, un placer haberme pasado de nuevo por tu casa.

Saludos y buena tarde de viernes.

mar dijo...

Pienso como Elvira.Sigue la historia, seguro que te saldrá algo bueno. Este trozo me ha dejado prendada. Muak!

mgab. dijo...

entre Johnny Walker, pero más serio y más ligero a la vez, y la tremenda soledad del patinador. Virgi, creo que has utilizado una prosa excelente y absolutamente adecuada al personaje.

me gusta 'tu' Escocia. un beso grande!

mateosantamarta dijo...

Parece que el reverendo está volando con los ángeles o, al menos, a punto de despegar.
Donde los demás hubiesemos pasado de largo tu encuentras una bonita historia. Un abrazo.

virgi dijo...

Mgab, me halaga que te guste "mi" Escocia (aún me faltan algunas fotillos más)
Mateo, es que me suele motivar mucho la pintura. Y este reverendo, efectivamente, está a punto de volar.
Besos y gracias.
A ustedes y a los demás.

tecla dijo...

Virgi, qué exquisita eres escribiendo y qué gozada leerte.
Eres un lujo para el intelecto.
Quiero leer tu novela.

mjromero dijo...

Cuánta imaginación.Qué bien descrito el personaje y en parte su entorno.
Y el cura patinando durante una hora sin que se le cayese el sombrero.
Ha sido divertido.
Un abrazo.

Esilleviana dijo...

Esta mañana estuve viendo las fotos en tu blog, la de los dos últimos post pero no tuve tiempo de leerte y ahora veo un comentario que has dejado en mi casa... siento no haber vuelto a entrar...
ahora estoy cansada, mañana te leo y muchas gracias por tu consideración

:))

un abrazo

ana dijo...

una preciosa lectura que envuelve, tienes el don de la palabra escrita.

un besito.

Esilleviana dijo...

Serías una estupenda guía.
Has estado en Edimburgo y por supesto, habrás visitado el famoso pub más antiguo y con más historia de Edimburgo, además de visitar el museso o mejor la Galería Nacional de Escocia.
Hay costumbres de las que no nos podemos desprender, al igual que el reverendo del cuadro de Sir Henry Raeburn.

Leer tus palabras me resultan tan elegantes y brillantes como las que publica La Zarzamora, con el aliciente de tus hermosas fotografías.

un abrazo
:)

Franziska dijo...

Si le despojáramos de su ropa tan formal y de época, el Reverendo Robert Walker, sería un perfecto bailarín. El cuadro es bellísimo y en movimiento cuando los retratos de la época eran tan estáticos. Precioso.

Gracias por tus amables palabras. Espero que ahora nos "veamos" con más frecuencia. Un abrazo de Franziska

gaia07 dijo...

Ha sido un vuelo subyugante deslizarme por tus letras, al hilo de mis sentimientos.

Cualquier día vamos a tropezar por el camino casi sin ponernos de acuerdo ¡ya lo verás!
¡Qué belleza Edimburgo!
Un beso alegre

virgi dijo...

Sería estupendo.
Mejor, estupendísimo.
Encontrarnos en algún punto intermedio...¡ya me estoy ilusionando!
Querida Gaia, un abrazo enorme.

edgar dijo...

Ese reverendo impone patinando. En el púlpito será vez también así? Cuéntanos otras cosas, seguro las tienes por ahí guardadas.
Me gustó tu relato, como si lo viera. Y el cuadro es fenómeno.
Besos, Virgi.

La abuela frescotona dijo...

muy hermosos, me gusta ese reverendo tan liberal...
saludos amiga mia

virgi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
virgi dijo...

A mí también me gusta este hombre. Desde que lo ví en el museo, pensé escribir algo. Luego estuve en el lago, en la iglesia, en el pueblito y acabó de conquistarme.
Gracias. Mis besos les van.
Patinando, claro!

salambó dijo...

¡Caramba, últimamente se me está haciendo tarde! Espero que el reverendo no haya estado esperándome.
Un abrazo, Virgi, me gustó.
Es lo que me sucede cuando vengo.

virgi dijo...

Siempre eres bienvenida, lo sabes bien.
Besitos, ya puedes pasar a la siguiente, no te vaya a pasar lo mismo.

ismo dijo...

Uau, hermoso cuadro y hermoso escrito...

virgi dijo...

Gracias, Ismo.
¿También te gusta patinar?
Besos

Myriam dijo...

llego un poco tarde a estar entrada que me perdí cuando estaba de viaje (en Argentina), Virgi, y me alegro de haberla leído hoy, ahora.

Es estupenda: relato, pintura.

Un beso desde el 2012

virgi dijo...

Besos emocionados para ti, Myriam. Que hayas llegado hasta aquí revela un interés que me toca el corazón.
GRACIAS.