martes, 5 de abril de 2011

Por Zuñi



círculos

¿Alguien alguna vez supo lo que es un círculo?,
dijo; y se prendió fuego sin pensarlo dos veces.
Desde entonces no sueño más que circunferencias:
esposas, lunas, llantas.
El dolor es redondo.

José Zúñiga



ocupaste este rincón hace un tiempo, no sé si ya la bala rondaba
me dedicaste un libro, tal vez ya el disparo había sonado sin yo saberlo

gracias, Zuñi.

11 comentarios:

cabopá dijo...

Atención Virgi, ayer no se podía comentar esta entrada, hoy acabas de publicar y tampoco....ja,ja. Y ahora dice que la página no existe.
Besicos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Veo que ya se puede comentar. Vuelvo a esta entrada para llorar contigo la pérdida de un poeta. Que la tierra le sea leve.

Reyes dijo...

Joder, no soporto esta levedad del ahora estamos ahora ya no.
No es que quiera ser eterna pero estas cosas joden muchisimo .
Lo siento de veras.
Un abrazo.

ruben dijo...

Los buenos poetas no mueren nunca.Quizás su muerte empiece a ser su gloria.

Esilleviana dijo...

Me enteré a través de Laura Caro y lo lamenté mucho. Cuando tenía el otro blog, era una de sus fieles seguidoras.

Hasta siempre José Luis Zúñiga.

un abrazo.

virgi dijo...

Gracias por entrar. En principio quise anular los comentarios en este post y así salió. Me parecía más apropiado para este momento. Al volver a abrirlos para el siguiente post, se abrieron los anteriores...en fin, que sea lo que tenga que ser.

Me enteré por otros blogs y no me lo creía, hacía unos días que me había enviado su último libro. Desde que empecé a visitarlo, supe de sus cualidades humanas y literarias. Seguro que habría sido un placer enorme conocerlo y saborear su sentido del humor, su valentía, su generosidad.

PURPURINA dijo...

Esto de vivir es tan extraño, no puedo creer que la muerte le tocó. Menos mal que hay inmortales, gracias te abrazo hondo y largo.

Begoña Leonardo dijo...

El comentario de Purpurina es mío, lo hice desde la cuenta de mi nena. Perdona.

Bel M. dijo...

Recuerdo de la película "Despedidas" lo que más me impresionó: que se despedían dándole las gracias a sus muertos. Y me pareció que es la mejor forma de hacerlo.
Gracias a ti, Virgi, por esas gracias a Zuñi.

Alex B dijo...

El dolor es redondo y anida en la espalda.
:)

Curiyú dijo...

Que delicado homenaje. Me seduce tu blog.