domingo, 24 de julio de 2016

Paradoja




Cegado por el sol, camina hacia la luz.


 No distingue lo uno de la otra, 


en el fondo sólo busca la sombra.





Foto y texto, Virgi

martes, 12 de julio de 2016

Tesón



 A pesar de los números... 







... encontré la salida.




Fotos Virgi

domingo, 3 de julio de 2016

Pupila y palabra XLI





Sin musas

Allá se fue el niño, a buscar la gallina más rozagante para un buen caldo. No sabía que en el camino de su casa al campo, un pintor esperaba por las musas. Así como el chico no pensaba en encontrarlo, tampoco el artista podía imaginar unos ojos tan puros y penetrantes.

Quedóse el niño largo rato ante los botecillos de óleo, la bata olorosa, los pinceles variados, la silla manchada. Se paró en seco el hombre, viendo la tez sana, los tirantes cruzados, el sombrero holgado que posiblemente le sirviera de eventual jaula, las plumas rutilantes bajo el sol del verano.

Y he aquí que por arte de birlibirloque, siguió el niño ensimismado en los útiles del artista y éste, prendado de aquel instante que no volvería a vivir. Así que lo aprovechó todo: la gallina y su cresta de fuego, el sombrero quizá del abuelo, las mejillas sonrosadas, el  cacareo feliz del ave que ya se sentía inmortal, la pose natural, algo ajena, de un muchacho cumpliendo un mandado. Esbozó el pintor el cuadro y marcó con relevancia los ojos negros y la mano firme. Una diagonal de fuerza cruzó el espacio, y allá regresó el niño con su animalito robusto y el encargo cumplido. Y allá se fue el pintor, cierto y seguro de que no fueron las musas quienes lo inspiraron, sino la mirada de un pequeño dios de los campos.


El chico de la gallina

(1913)

Manuel Benedito Vives

Museo Carmen Thyssen

Málaga