domingo, 13 de enero de 2008


Ahora que ando sobre letras,

aspiro el perfume de las vocales,

siento el rumor de las consonantes,

me marea el oleaje de los signos.